Nautilus

Campeones de Verne, un nuevo juego de rol Steampunk… y una breve crítica a la situación editorial actual

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Campeones de Verne es un juego de rol de ambientación steampunk que Ojo al Dado y Nexo nos ofrecen. Usando y unificando los personajes de las novelas de Julio Verne, Carlos Plaza, el creador del juego, plantea un siglo XIX alternativo en el que Miguel Strogoff, Phileas Fogg, el capitán Nemo y otros se organizan y crean VERNE, acrónimo de Vigilants and Enforcers of the Reliability of the Nations and the Earth -ingenioso requiebro para incluir el nombre del autor dentro de su propio mundo de ficción-, una organización secreta que hace frente a los Conquerors, una cofradía del mal dirigida por Robur, cuyos planes son los habituales de los archivillanos más populares y queridos.

Los jugadores se pondrán en el papel de miembros de VERNE y deberán trabajar para desestabilizar a los Conquerors, y detener cada una de sus maquinaciones.

Campeones de Verne usa el sistema heroico, un sistema sencillo y tradicional en el que tiramos tantos D6 como nuestra suma de habilidad y característica y en el que tenemos que llegar a un número de éxito variable según la dificultad de la situación, considerándose un éxito cada dado en el que consigamos 4, 5 ó 6.

El manual, pequeño, manejable y en tapa dura, con 226 páginas en las que abundan las ilustraciones, nos presenta sucintamente el siglo XIX, entremezclándolo con los acontecimientos narrados por Verne y unificados aquí por el autor. En dicho trasfondo encontramos todos los elementos más célebres de la obra de ese escritor de nuestra infancia, más otros nuevos, como robots y viajes en el tiempo.

Encontramos también e el libro varias aventuras sencillas y bien compuestas (indispensable exigencia, aquí satisfecha, a cualquier manual básico), y las fichas listas para ser utilizadas de diferentes personajes de VERNE -ya consideremos al autor o a la organización-.

En el apartado visual, el manual conjuga elegantemente ilustraciones propias de las obras del francés con arte original. Curiosamente, los diseñadores han apostado por usar a sus colegas como modelos de personajes clásicos. No digo que quede mal ni que me parezca un error. Simplemente me resulta curioso. A destacar la imagen de portada, con los VIPS de VERNE ante el Nautilus en una pose peliculera y molona; una imagen atractiva para una portada que te gana visualmente.

Pero todo lo que estoy destacando como puntos positivos de Campeones de Verne es también lo que voy a criticar, espero que no muy virulentamente. Todo en este juego de rol es correcto, correctísimo…. y nada más. Campeones de Verne pasa a ser uno de tantos productos que inundan las estanterías de nuestras tiendas y que auguro pasará sin pena ni gloria por nuestras mesas de juego. Se trata de un juego en formato pequeño -sin duda una ventaja-, pero que no aporta nada distintivo que deba despertar la atención no del coleccionista, sino del jugador. El sistema de puro clásico es ordinario. ¿Funciona?, sí, pero no añade absolutamente nada a cualquier sistema funcional al que hayáis jugado últimamente.

¿El trasfondo? Siglo XIX + Julio Verne. Y ya. Sin una trama desarrollada que muestre un auténtico afecto ni conocimiento por la obra del autor, ni un ápice de originalidad en la ucronía, ni más logro en su escritura que ser eficazmente descriptivo. Ni engancha ni emociona ni nada. Consigue lo que quiere, sí, pero con todo el material que hay comercializado debería perseguir algo más para destacar. Puede que se le dedique demasiado poco espacio al trasfondo como para que se logre transmitir algo, pero el caso es que no lo hace. En el mejor de los casos podemos decir que estamos ante un texto frío. En el peor, que estamos ante un “La liga de los hombres extraordinarios” de garrafón.

Y con todo esto quiero hacer un análisis sobre la situación del mercado del rol en España, y me gustaría saber si estáis de acuerdo conmigo o no. Ante la realidad innegable de que la media de edad del jugador de rol ha aumentado y que ahora los roleros somos gente con dinero pero sin tiempo, estamos ante un mercado sobresaturado. ¿Cuántos juegos de steampunk tenemos? ¿y de terror? ¿y -oh, dios mío- de fantasía? ¿Y cuánto tiempo para jugar? Por desgracia el mercado tiene demasiados títulos como Campeones de Verne -pobres, les ha tocado a ellos recibir los palos- con un sistema que no añade nada y un trasfondo que nos puede simpatizar pero que realmente no tiene nada distintivo, original ni extraordinariamente innovador.

No me reconozco, pero quizá para juegos en este formato deberíamos empezar a esperar narrativas diferentes, sistemas indis que aporten tardes de juego distintas; me apasionan los sistemas clásicos pero si un juego no arriesga con el motor de juego, ni tiene un trasfondo elaborado, original o sustentado en una saga rica y asentada, seamos sinceros, no atraerá nuestra atención más allá de una primera lectura. Os pondré un ejemplo con una colección que todos tenemos en nuestras casas y a la que posiblemente no hayamos jugado: Los Cliffhanger de Ludotecnia. Estos juegos -insultantemente baratos, eso sí- apenas llegaban a las ¿100 páginas? pero nos ofrecían un formato de juego completamente clásico con unos trasfondos que, bueno, eran lo que eran. No conseguíamos de ellos nada que no nos darían otros juegos con unas reglas más desarrolladas y un trasfondo en el que por evidentes razones de espacio, se profundizaba más. A la larga, estos juegos, 10 y hasta 20 veces más caros, se amortizaban mejor en horas disfrutadas; ¿cuántas horas habéis dedicado a leer, diseñar, jugar, disfrutar, incluso fantasear, con La llamada de Cthulhu -y eso que no dejamos de comprarnos ediciones-? por otro lado, no conozco a nadie que haya jugado dos partidas a ¡Gañanes!

Juegos como Fiasco, Polaris o 3:16 nos ofrecen experiencias de juego diferentes, lo que hace que merezca la pena prestar atención a estos juegos, aunque su precio, de entrada, no nos parezca muy ajustado.

Así que esta es mi valoración sobre Campeones de Verne, que temo que será un juego relativamente comprado pero poco jugado. Os entretendrá al leerlo en un par de trayectos de metro, y ya. Seguramente haréis como yo, devolver el libro a la estantería para no volver a sacarlo jamás. Pero esta es una afición maravillosa, no desesperemos. Seguid disfrutando de vuestras tardes de juego y si no tenéis tiempo, al menos disfrutad de vuestras compras.

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
Comentarios
  1. De nada, de nada, Miguel. :P

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      Te tengo que dar la razón cuando dices que hay una burbuja en el rol. A alguno le va a estallar y se va a quedar con 500 copias de su juego en casa.

  2. Buenas compañero bloguero.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, y sin ánimo de hacer publicidad, en febrero del año pasado ya hablé en mi blog sobre algo similar:

    Juegos de Rol: ¿Nueva revolución o falta de ideas?
    http://latabernadelarcanista.blogspot.com.es/2016/02/juegos-de-rol-nueva-revolucion-o-falta.html

    Personalmente me da la impresión de que todo el mundo se ha liado la manta a la cabeza ¡¡y venga a sacar juegos!!

    Hasta yo estoy entre comillas en ello, como ganador del 3º Concurso de Juegos de Rol de Ojo Al Dado con Telos Global Technology, pero hay que trabajar muchísimo y ni de coña estaremos a la altura de las grandes editoriales y menos aún teniendo que pelear con grandes titulos extranjeros.

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      Leído tu artículo, coincido en que si un sistema nos gusta, no hay nada de malo en extrapolarlo a otros entornos… aunque quizá yo no eligiese el sistema de Mundo de Tinieblas :D
      Estoy de acuerdo contigo en que la gente se está volviendo muy loca publicando, y como le decía a Lord Pengallan temo que alguno se acabará llevando un disgusto. Gracias por tu opinión, nos leemos.

  3. Me ha gustado mucho la reseña/crítica. Campeones de Verne es un juego de iniciación a los juegos de rol para gente que no haya jugado nunca, aunando las aventuras universales de Verne al rol. Es cierto que el sistema es normalito, con dados de seis para que aquellos que no juegan a rol lo tengan más fácil, aunque eso no es excusa para que fuese un sistema más original, pero… creo que Carlos, su autor, tampoco buscaba eso, si no llegar a más gente con un juego sencillo y con una ambientación archiconocida por todo el mundo. Algo que en parte está cosechando frutos, ya que sé de varios profesores que están usando Campeones de Verne en sus clases.
    Y yo como creador del concurso donde resultó ganador, solo buscaba un juego que, como he dicho antes, uniese literatura y rol. Críticas como la tuya hacen que los editores y autores nos pongamos las pilas.

    Sobre los juegos que comentas, Fiasco no lo he jugado, pero creo que tiene que ser muy bueno, y tengo ganas de probarlo. Polaris lo tengo, y la verdad es que se me hace complicado, por original, y 3:16 tampoco lo he probado.

    En cuanto a la burbuja, creo que un poco sí, porque muchos juegos que se publican luego no se juegan (tal como has comentado con Campeones de Verne) o se juegan poco… pero a mi aún me parece más extraño que la gente se gaste dinerales en reediciones de juegos viejos. De lo que hay ahora mismo en el mercado o saldrá al mercado, a mi me llama la atención El hombre abstracto (del cual soy mecenas), Fiasco, Aquelarre (este me ha gustado de siempre) y poco más la verdad. Aunque yo juego poco a rol últimamente :D

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      Me alegra lo que dices, Simón, de que el juego lo estén usando profesores; yo en lo de juegos de iniciación para los que no conocen el rol me estoy volviendo un poco cínico y soy de los que no ven un cambio generacional. Si me equivoco, mejor que mejor.
      De los juegos que mencioné -los que me vinieron a la cabeza, a vuela pluma- el que destacaría es Fiasco, que me parece supercreativo. Otros que recuerdo ahora y que te recomendaría son Primetime adventures y uno del que he hablado aquí varias veces, porque me parece una pequeña joya: Las aventuras del barón de Munchausen.
      En lo de comprar reediciones a cual más cara yo me declaro culpable y soy muy fetichista con algunas líneas, lo admito. No te defenderé ese coleccionismo enfermizo pero, aunque sea políticamente incorrecto, defiendo los mamotretos caros de algunas editoriales porque, como digo en la entrada, la simple disponibilidad de espacio permite desarrollar mucho más el trasfondo que manuales bienintencionados pero demasiado escuetos. Muchas gracias por tu opinión.

  4. Yo iba más porque has jugado a esos juegos gracias a mi :P Pero vamos, venía yo a decir que lo de la burbuja quizás sea que sólo compran los mismos pocos que siempre compran lo mismo, fundamentalmente los juegos de su adolescencia y las nuevas ediciones de los mismos, y eso hace que la oferta sea sobrespecializada. A mi esto de lo de Verne me parece un brindis al Sol. Pero quién nuevo va a llegar a estas alturas? En qué tienda va a ver ese juego? Hace mucho que el rol se convirtió en una mercado dirigido y formado por gente que dejó de querer cambiar o experimentar en 1993. Para mi esa es la burbuja. No se puede entrar en el rol porque lo que hay sólo atrae a nostálgicos del MERP. Por eso ni siquiera se vende en todas las tiendas de juegos.

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      Entonces vemos diferentes facetas de la burbuja. Para mi el problema está en la cantidad de juegos que sacan en relación con la disponibilidad de tiempo del jugador típico. ¿¿O quizá es que hay diferentes burbujas en el mundo del rol??

  5. Buenas! Pues como es de bien nacidos ser agradecido, me paso a comentar. Soy Carlos, el autor del juego.
    Ante todo, agradecer que hayas hecho la crítica con respeto y educación, ya que he leído otras no tan amables como la tuya, y sobre todo que hayas destacado los puntos positivos del juego.
    Muchas de las cosas que dices son ciertas. El sistema no es original, en efecto, no buscaba eso sino algo sencillo de entender y rápido de jugar, estamos en unos tiempos en los que las campañas largas ya no se llevan, se lleva el plug&play y yo decidí hacer un juego plug&play. También quería un sistema que tuviera elementos de juego de mesa, ya que muchos niños y jóvenes se acercan a los juegos de rol a partir del juego de mesa, por lo que no hay que descuidar ese factor.
    En cuanto a la falta de información que comentas, yo no creo que sea así, el juego contiene suficiente información para jugar, o al menos para iniciar en el rol, tal como dije en una presentación “si se dirigen las seis aventuras y luego el niño se pasa a otros juegos, me doy por satisfecho”. Hay que entender que el público objetivo de Campeones de Verne no es el rolero tradicional (aunque a muchos roleros tradicionales les guste) sino aquel que lleva poco tiempo en esto, y tal como dice Simón se ha pillado muy bien el concepto, ya que aparte de usarse en gamificacion muchos padres han comprado el juego para dirigir partidas a sus hijos, con lo cual creo que mi objetivo de contribuir a que haya sangre nueva en el rol está más que conseguido.
    Por otro lado, con lo de la burbuja no puedo estar más de acuerdo. Es imposible a día de hoy ganarse la vida como autor de juegos de rol, por eso voy a dirigir mis esfuerzos hacia otras lides creativas, al menos durante un tiempo. Eso no quiere decir que vaya a abandonar el rol… Pero mi actividad en el mundillo se va a reducir, así que todos aquellos que me critican se pueden dar por satisfechos XD (y ojo, que eso no te incluye, yo me tomo las críticas con deportividad y como una forma de aprender).

    Lo dicho, una vez más gracias y un abrazo.

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      Hola, Carlos. Gracias por tu respuesta, y por tu deportividad. Me alegro de lo que me contáis de que este juego esta atrayendo al rol a los jóvenes; a lo mejor por estas la afición se salva. Te deseo suerte, como a todo proyecto dentro de este mundillo que tanto queremos, y que nos calleis la boca a todos los que pensamos que el número de publicaciones se nos esta yendo de las manos.

DEJA TU COMENTARIO