puntos de experiencia

Puntos de Experiencia, de Josep Busquet y Pere Menjan

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Con precisión quirúrgica he recibido como regalo el cómic Puntos de Experiencia, con Josep Busquet como guionista y Pere Meján al dibujo. El cómic, editado por Dibbuks, con poco menos de cien páginas en blanco y negro, cuenta la historia personal de Alberto, un treintañero que, tras su divorcio, recobra cierta ilusión al recuperar viejas amistades y una afición casi olvidada: los juegos de rol.

La trama comienza con Alberto instalándose en una nueva casa después de que su mujer, con la que tiene dos niñas, dé por concluido su matrimonio. En paro, físicamente descuidado y echando de menos a sus hijas, Alberto intenta contactar con sus viejos amigos, los que, injustamente, parece que pasan de él… a lo mejor porque da la impresión de que no les ha llamado en todo el tiempo que ha durado su matrimonio, pero bueno, no cojamos manía a Alberto, que es el protagonista. En la mudanza, cae de una de las cajas un manual de rol. Recuerda así a sus viejos amigos de las partidas y contacta con Juan, que inmediatamente le invita a reincorporarse a sus partidas (todos hemos oído alguna vez lo de “Ah, ¿pero todavía jugáis a eso?“). Así Alberto se reencuentra con sus viejos y peculiares amigos, descubre cómo les ha ido la vida y se apoya en ellos para progresar en la suya.

Puntos de Experiencia es un relato interesante, quizá principalmente porque por edad, aficiones y quizá en algunos casos, por trayectoria vital, los protagonistas lindan mucho con nosotros. La trama se organiza en tres líneas, la actual, que cuenta la vida del grupo, principalmente la de Alberto, los flashbacks que nos llevan a los momentos en los que los chicos se acercaron a esa rara afición, y que refleja puntos comunes a todos en nuestra experiencia con el rol (como lo de “en el rol matan a gente“), y la historia de los personajes, en la que nos sumergimos en un mundo de juego dungeonero. Esta parte es divertida, vemos las típicas situaciones absurdas e incoherentes del rol (como un enano de elevadísimos valores en Carisma interpretado por un jugador sin facilidad de palabra), pero también acaba siempre con la situación “jugadores boicotean al Master”, que a mi me saca un poco de la historia y tampoco me parece muy realista.

El resultado final es brillante, con mucho de melancólico y algo de tristeza. En Puntos de Experiencia, la vida tal y como se ha desarrollado es algo que no teníamos planeado. La mesa de juego, en cambio, es un lugar donde las fantasias de la juventud son inofensivas y nunca llegan a defraudar. Al cobijo de dados, fichas yminiaturas mal pintadas surgen sólidas amistades con las que compartir nuestras vidas, desahogarnos o, ¿por qué no?, simplemente evadirnos. El dibujo de Pere Menjan es bueno, sencillo y expresivo y ayuda a la narración.

En definitiva, Puntos de Experiencia es un relato agradable, melancólico y ameno, diferente a los enfoques de The Gamers, Los caballeros de la mesa del comedor o Dork Tower, y en el que todos los jugadores de rol creeremos vernos reflejados en una o más viñetas.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
Comentarios
  1. bester

    muy interesante la recomendación, gracias.

    me lo apunto , a ver si me lo pillo.

    saludos :)

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      ¡Ya me dirás! Eso sí, son 16 mortadelos lo que cuesta

DEJA TU COMENTARIO