starship traveller

Starship Traveller, librojuego de Steve Jackson

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Hoy hablamos del librojuego de Fighting Fantasy, o Lucha Ficción, como se prefiera, favorito de mi infancia; hablo de Starship Traveller de Steve Jackson, La Nave Estelar Perdida, como se llamó en la edición española de Altea. Starship Traveller, el número 4 de Fighting Fantasy, es el primer número de la colección que abandona la temática de fantasia medieval y se adentra en la ciencia ficción. Fue editado por Puffin Books en 1983, y reeditado por Wizards Books en 2005. La

La nave Traveller

extensión del libro en número de apartados cambia también, de los 400 legendarios apartados de la mayoría de las novelas de Fighting Fantasy a las 343 que encontramos aquí.

La mecánica de Starship Traveller también varía, pues aquí gestionamos a nuestro propio personaje, el capitán de la nave estelar Traveller con sus valores en Habilidad y en Resistencia, así como a nuestra tripulación; el oficial científico, el oficial médico, el Ingeniero, el jefe de seguridad y dos agentes de seguridad, así como disponemos de una ficha propia para los valores de nuestra nave. Los avispados entre vosotros os habréis dado cuenta de la similitud entre la tripulación del Traveller y los puestos típicos en Star Trek. En efecto, el libro Starship Traveller rezuma paralelismos con  Star Trek; existen teletransportes (desmaretializadores) y fásers, e incluso la dedicatoria de Steve Jackson incluye un “live long and prosper”. Como casualidad, la trama de Starship Traveller es muy similar a la que vimos en Star Trek: Voyager (incluso los nombres son parecidos), y la apariencia de la nave del librojuego de Steve Jackson es casi idéntica a la Voyager. Es justo reconocerle a Steve Jackson que su Starship Traveller se publicó casi 15 años antes de que la nave de la capitana Janeway se perdiese en el cuadrante Delta.

Otra referencia inmediata, principalmente por el nombre del libro, es el juego de rol Traveller, del que además Steve Jackson se declaraba ferviente seguidor; para evitar malos entendidos, o para responder a ellos, se añadió, en algunas ediciones, la matización de que este libro no pertenecía ni tenía relación alguna con el universo de Traveller.

Uno de los peligros a los que nos enfrentamos en Starship Traveller

La trama de Starship Traveller nos lleva directamente a un momento en el que la Traveller es absorbida por un agujero negro, que la conduce a un universo parelelo. Perdidos y deseosos de volver a su universo, el capitán de la Traveller y sus tripulantes han de encontrar la forma de regresar, localizando las coordenadas espacio-temporales de otro agujero negro que les sirva de puerta de vuelta. Para localizar esas coordenadas, la nave ha de investigar los diferentes mundos en su camino, en los que se enfrentará a conflictos, luchará con nuevos enemigos y solucionará problemas, obteniendo, ocasionalmente, información. Puede que en algunos planetas consiga una coordenada u otra, no siempre fiables. En determinado momento, el libro nos dirá que restemos la coordenada temporal de la espacial y nos dirijamos a ese apartado; si las coordenadas son buenas, alcanzaremos un agujero negro que nos una a nuestro universo paralelo. Si no lo son, nuestra nave será absorbida y desintegrada por el agujero negro equivocado. Cada vez que llegamos a un nuevo sistema solar, tenemos la opción de investigar o pasar de largo. Cuando descendemos, el capitán dirige un equipo de salida, con un numero variable (marcado por el texto) de miembros. Elegiremos y anotaremos a nuestros compañeros, y sus habilidades especiales podrán sernos útiles en nuestra misión. Los miembros del equipo de seguridad serán nuestros más hábiles soldados; los otros oficiales también pueden combatir, pero con una notable reducción en sus habilidades.

De los libros que he jugado de Fighting Fantasy, este es quizá en el que menos se combate, y se asegura que es posible superarlo sin pelear. Pero, como en muchos librojuegos, el combate no es nuestro único problema. De hecho, este libro, como tantos otros de Lucha ficción, tiene una dificultad legendaria. Es muy difícil llegar a superar este juego, y virtualmente imposible superarlo en la primera lectura, pero ya conocemos esta colección y su apuesta por ser una maquina trituradora de jugadores.
Encontraremos en sus apartados 13 finales de muerte automática, y sólo un final positivo; las posibilidades de morir (¡siempre tan elevadas!) se amplían si tenemos en cuenta la alternativa de morir en combate directo.

Pero Starship Traveller es un librojuego entretenidísimo, mucho más que sus equivalentes de fantasía. Nos enfrenta a un montón de pequeñas aventuras, como cortos episodios de Star Trek. Aventura, exploración, misterio, las mejores cualidades de Star Trek se aunan aquí, y permiten revivir el espítiru de la saga con más fidelidad que algunos librojuegos centrados en el propio Star Trek. No se describe el trasfondo de ese futuro, sólo conocemos en parte el universo en el que hemos recalado a través de nuestros encuentros, pero no es necesario más.

Varias portadas; la Inglesa, la Americana y la de la Reedición de 2005

Las ilustraciones interiores, del arte de Peter Andrew Jones, está llena de cierto encanto retro de la ciencia ficción clásica y se aleja de los estilos propios utilizados en la fantasia medieval. El libro presenta 27 ilustraciones a página entera, y 9 más pequeñas, que incluyen armas y naves.

La ilustración de portada fue sustituída por una de Chris Moore en su reedición de 2005, que, aunque reproduce una escena similar a la clásica (un duelo de
gladiadores con un robot), tiene un diseño menos original y peor conseguido.

Una guía del viaje; parece fácil, ¿verdad?

Repasando este librojuego para este análisis, caigo en la cuenta de que nunca en mis largos años como aficionado, no he conseguido superar una sóla vez ningún libro de Lucha ficción. Pero releyendo Starship Traveller, investigando mundos alienígenas, luchando contra naves estelares hostiles y muriendo, inevitablemente, en un agujero negro equivocado, no se puede menos que pensar, ¿qué importa eso?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
Comentarios
  1. Sergio

    Coño, qué casualidad. El mes pasado día me lo encontré en una librería de viejo y lo pillé. Ahí lo tengo en la balda, pendiente de revisión.

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      ¿Y lo has encontrado en español? ¡Qué afortunado! Yo tiré de Amazon y sólo lo tengo en inglés, pero no pude resistirme; me encantó cuando lo leí de pequeño.

  2. Antonino

    Este fue mi primer libro-juego. Cuando yo tenía nueve o diez años, me fui con mi familia de vacaciones y pasamos unos días en Jaén, visitando a una tía que era monja. Los familiares podíamos alojarnos en el convento. Mi tía, que era muy enrollada y a la que nunca vi vestida con hábitos, me llevó un día con élla de paseo y me dijo: «Voy a hacerte un regalo». Entramos en una librería y me pidió que escogiera lo que más me gustara. En seguida fije mis ojos en una portada, con un sugerente título y en la que podía verse a unos tíos enfrentándose a una poderosa máquina, provista de grandes cuchillas. Mi tía, lo miró con una sonrisa. Ahí termina la historia.

    Para mi fue un libro maldito ¡No sabía jugar! Debido a mi tierna edad, aquello parecía complicadísimo, con tantos personajes, dados, destrezas, resistencias… ufff. Yo venía de Elige tu propia aventura (Luego le seguirían Dragones y mazmorras, La máquina del tiempo…. Incluso El Lobo solitario me parecía más sencillo). Terminó en mi estantería durante varios años… ¡Le había cogido manía! Un día que estaba aburrido, decidí darle otra oportunidad: o aprendía a jugar o moría en el intento. Supongo que para entonces mis capacidades cognitivas se habían desarrollado un poco más, porque me enganché con él… ¡Que maravilla! Una historia fascinante. Aunque tengo más libro-juegos, sin duda este es mi favorito. Pero para colecciones, a mi la que más me gusta es sin duda: La máquina del tiempo. Estos libros tenían un algo especial.

    Aún conservo todos ellos, aunque no me atrevo a releerlos, por miedo a que se pierda esa magia y aquellas sensaciones que suscitaban en mi a tan temprana edad. A veces es mejor atesorar esos recuerdos.

    ¿Para cuándo un libro-juego para mayores de 30? Tal vez las nuevas tecnologías nos permitan volver a recuperar, de manera actualizada, una forma de entretenimiento, hoy quizás, ya superada.

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      A mi, fijate, los librojuegos de La máquina del tiempo no me gustaban nada. Hablas de librojuegos para mayores de 30; te recomiendo Destiny Quest: La legión de las sombras. Estoy leyéndomelo y es un lujo, ¡tiene más de quinientas páginas! En breve espero poner un análisis en el blog, pero de momento me está encantando, no está escrito para niños ni mucho menos y, por lo que sé, está todo el mundo encantado con él.

  3. Jordi

    Éste fue sin duda uno de mis librojuegos favoritos, junto a la mítica saga de Lone Wolf. El hecho de ser una temática de ciencia ficción añadía un toque especial. Yo entonces ni siquiera había oído hablar de Star Trek, y en consecuencia este librojuego me abrió las puertas del tema de la exploración espacial.
    La trama estaba muy bien desarrollada, y la jugabilidad estaba muy bien cuidada. Aquí se podían tomar muchas decisiones aparte de combatir o no, y en cada planeta siempre había un giro inesperado que añadía emoción.
    Nunca fui capaz de superar el libro, aunque en este caso no importaba pues aunque no localizaras las coordenadas correctas casi siempre podías llegar al final del viaje tras haber visitado un gran número de planetas, y no te dejaba mal sabor de boca. El hecho de poder seleccionar a los miembros del personal con los que actuar era sensacional. Acababas incluso por cogerle cariño a alguno de ellos (a mí me encantaba el oficial de ingeniería), y cuando se te moría era casi peor que no llegar al término del viaje. Un libro que podía haber tenido el doble de páginas y no se hubiera hecho pesado en absoluto.

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      A mi que sí me gustaba Star Trek la historia del Traveller la veía como un capítulo, aunque siempre, irrevocablemente, acabase muerto. El sistema de combate naval y de tripulación, y el seleccionar el equipo de bajada eran grandes aciertos.

DEJA TU COMENTARIO