warlock12

Warlock Magazine, la revista de Fighting Fantasy

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

La revista Warlock fue una revista británica publicada por Penguin Books en los primeros números y Games Workshop a partir del sexto número, y centrada en ese formato tan en boga por entonces de lectura interactiva y, en concreto, en sus productos de Fighting Fantasy que habían popularizado Ian Livingstone y Steve Jackson.

La revista tuvo 13 números, desde 1983 hasta 1986, y hoy es un producto tan inencontrable como interesante. Curiosamente, y aunque se publicó en diferentes países de habla inglesa, donde más éxito tuvo fue en Japón, donde llegaron a publicarse nada menos que 63 números, desde 1986 a 1992.

Los contenidos habituales incluían anuncios, historietas, entrevistas, mapas del mundo de Fighting Fantasy, bestiario y mini aventuras al final de cada número de unas cincuenta páginas.

Cuando comenzó a publicarse, la conocida revista White Dwarf ya llevaba 6 años ofreciendo contenidos para los juegos de rol -recordemos que Games Workshop comenzó su andadura comercial publicando D&D en Gran Bretaña-, y se pretendía que la Warlock sirviera como plataforma para los juegos de Fighting Fantasy.

El título, Warlock, hacía referencia al primer título de la colección, así como el más conocido y exitoso, The Warlock of Firetop Mountain, y se tomó al propio hechicero como broma convirtiéndolo en el tirano regidor de la revista. Cada número incluía artículos diversos, como una guía para construir nuestros mapas de los dungeons a los que nos enfrentásemos, pero también contenía una serie de secciones fijas que mantenían al lector al día de novedades y publicaciones e intentaban mantener vivo el gusanito de la lectura interactiva

Entre los contenidos habituales que encontramos en estas añejas páginas están los siguientes:
-Concursos y competiciones: los lectores podían conseguir logros superando con éxito sus lecturas de libros de Fighting Fantasy y completando distintos logros. Así, por ejemplo, la Warlock of Firetop Mountain Competition pedía a los participantes que dibujasen un mapa completo del dungeon del conocido libro, incluyendo todas las secciones, escondites y recovecos. Se reconocería la calidad del dibujo, pero sólo completarlo, para los que hayáis leído el libro, sabéis que es una misión titánica. El primer premio consistía en “la mayor miniatura de fantasía” jamás creada, Esa miniatura resultó ser un dragón de sesenta centímetros de longitud, montado y pintado, que recibió el poco épico nombre de “Dragón pollo”, porque tenía, aproximadamente, el tamaño de un pollo. Otros concursos consistían en encontrar en la lectura de determinados libros ciertas palabras clave que permitirían al ganador ganar libros y miniaturas, o incluso un paseo por la sede de Games Workshop de la mano de Steve Jackson y Ian Livingstone. También se hicieron competiciones en las que los participantes tenían que escribir una minihistoria de Lucha Ficción.

-Derek the Troll: se trataba de unas viñetas escritas e ilustradas por Lew Stringer, que comenó en el número 7 y se extendió (salvo en el 8) en los sucesivos números.

-Fantasy in Miniature/ Paint ‘Dragon. Escrito por Rick Priestley, era una guía o tutorial para pintar miniaturas. Era común en la revista también encontrar publicidad más o menos disfrazada de contenidos con las miniaturas que vendía Games Workshop.

-Fighting Fantasy News. En algunos números se nos informaba de las nuevas piblicaciones y novedades en torno al hobby.

-Out of the Pit: un bestiario con las criaturas que nos podíamos encontrar en nuestras aventuras, anticipando incluso las que llegarían en libros por publicar. De aquí salió el manual homónimo del que ya hablamos y que contenía todos los bichejos de este demencial universo para el juego de rol de Fighting Fantasy.

-The Warlock’s Quill: sección de consulta donde los lectores escribían sus dudas existennciales sobre estos libritos de elige tu propia aventura y el Hechicero se lo respondía. En uno de los números quien respondía era Derek el Troll. Por varias un poco, imagino.

-Mini Librojuego: un contenido muy interesante era una mini aventura aproximadamente la mirtad de extensión que uno de los libros de Fighting Fantasy (algo menos de 200 apartados), con las reglas de estos mismos juegos. En algunos casos se trató de versiones reducidas de juegos publicados (The warlock of firetop mountain, House of Hell o Cavern of the Snow Wirch) pero en general eran aventuras completamente nuevas, ¡incluso continuaciones o precuelas de títulos conocidos de la colección!

En general, Warlock Magazine era una revistas de las que ya no quedan, de un tema tan específico que hace pensar en lo que se comerían la cabeza para completar los contenidos (como en la revista que más tarde se publicó centrada en el Blood Bowl), con ese tufillo Games Workshop de libro de publicidad por el que te cobra, pero con una calidad estupenda y unas ilustraciones muy cuidadas, en muchos casos inéditas. Por desgracia, los ejemplares que sobrevivieron a la madurez de los lectores y a la ira de las madres se venden a precio de oro, pero podréis encontrarlas en pdf a pocos click de distancia en el google.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

DEJA TU COMENTARIO