Optimized-Borges-espejos

La Guerra de los Espejos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Los animales de los espejos es un breve pero hermoso relato de Jorge Luís Borges aparecido en el Libro de los Seres Imaginarios. Una historia cargada de magia que he recordado hace unos días cuando veía uno de los mejores episodios de Doctor Who que he visto hasta el momento, La Familia de la Sangre. El momento al que me refiero es en el que el enfurecido Doctor castiga a la familia, narrado por el hermano mayor:

“Aún visita a mi hermana. Una vez al año, todos los años. Me pregunto si algún día la perdonará pero ahí está, ¿no la veis? Está atrapada dentro de un espejo. En cada espejo. Si alguna vez miráis vuestro reflejo y veis algo moverse detrás solo un segundo es ella, es siempre ella”

 Los espejos están cargados de un extraño halo mágico que muchos literatos han aprovechado. El pequeño y maravilloso cuento de Borges del que os hablo sigue un esquema similar, y quizá sirvió de inspiración a los guionistas de Doctor Who. Animales de los espejos, es una historia que todo Director de Juego fantasioso no debería dejar de leer.

El argentino plantea un pasado remoto en el que los mundos del espejo y el real eran distintos, y las imágenes que los espejos mostraban en nada se parecían a la de nuestra realidad, ni en forma ni en color. Ambos mundos convivían en paz y el paso entre ambos a través de los espejos era sencillo y frecuente. Un día, sin previo aviso, los seres del mundo especular nos atacaron, causando gran desconcierto, dolor y numerosas muertes. Nuestros antepasados respondieron y bajo el liderazgo del Emperador Amarillo, expulsaron a los invasores a su mundo tras el cristal. El Emperador Amarillo les condenó con sus artes a convertirse en réplicas de los seres y objetos de nuestro mundo, obligados a reproducir nuestros gestos en un eterno estado de pseudo vigilia. Pero la prisión del país del espejo no durará para siempre. Un día creeremos oír un lejano rumor de armas tras el espejo. Veremos en su fría superficie un extraño animal nadando en el aire, de un color que nunca hemos visto. Con el tiempo las imágenes se alterarán, nuestros reflejos se rebelarán y no seguirán nuestros movimientos. Finalmente, el cristal de los espejos se resquebrajará y un ejército de esclavos levantados entrará en nuestro mundo, y esta vez no lograremos vencer.

La historia de Borges Los animales de los espejos ofrece una idea estupenda para una minicrónica. La ambientación podría encajar en Aquelarre, o en una crónica de Changeling con una Narrador osado que no tema oponerse al canon de Mundo de Tinieblas.

Se puede enfocar como que los personajes, por su vínculo especial con lo desconocido, son los primeros que notan esas peculiaridades en el espejo. Investigaciones entre bibliotecarios y ocultistas le llevan a conocer la historia de la guerra contra el reino del espejo. Poco a poco, la frontera entre ambos mundos se va quebrando y puede que alguno de los seres del otro lado del espejo en nuestra realidad. Los personajes descubren que la victoria en una guerra abierta es improbable, pero puede haber una solución a este ataque en el mundo del espejo. Como castigo del Emperador Amarillo (o del rey brujo adecuado al país donde se desarrolle la crónica), el monarca preservó el reflejo intacto de su palacio, para recordar a los seres especulares a quién debían su destino. Si los personajes pasan al otro lado del espejo, se enfrentan en un par de encuentros a los seres del reino y llegan al palacio, podrán encontrar en él la antigua biblioteca del rey mago, donde encontrarán la solución: el pez del espejo, el ser que vieron por primera vez en la distorsionada imagen del espejo, fue la única raza de este mundo que no pudo ser encadenada a un contrapunto real. Estos seres, de mágicos poderes, son la clave para reinstaurar el ritual de encadenamiento. La búsqueda del pez puede no ser sencilla, pero es posible y garantizará la supervivencia de nuestra realidad. Este viaje puede dar pie al uso de una serie de recursos interesantes para el juego:

  • El mundo del espejo originalmente es similar al nuestro, pero con el tiempo la separación entre ambos es mayor. El cielo se oscurece de nubes, los colores se hacen extraños, oscuros y diferentes. Los seres se alejan de los contrapuntos que reflejaban, mostrándose más furiosos y amenazadores. Incluso los animales dóciles e inofensivos se convierten en salvajes depredadores. Las ciudades son como reflejos oníricos de las que los personajes conocen. Todo empieza siendo igual, pero poco a poco, todo va cambiando.
  • Escribe un texto de entorno a una página resumiendo lo que los personajes han de hacer, el rito y la historia del pez, para que sea encontrado en la biblioteca del Emperador. ¡Pero no olvides que estamos en el mundo del espejo! Imprímelo en su imagen especular, que los jugadores se las apañen para leerlo.

Los seres  especulares que se encargarán de detenerles cuando vayan a por el pez serán sus propios reflejos, enfurecidos por tantos años de esclavitud. Pero, aunque venzan a sus sosias, no podrán matarlos. Cuando el ritual renueve el sometimiento del reino del espejo, todo volverá a la normalidad, la rebelión se contendrá a tiempo y todos los habitantes de nuestro mundo recuperarán sus reflejos.

¿Os atrevéis a crear alguna aventura basada en Los animales de los Espejos? Yo ya tengo una pensada, tendremos tiempo para verla en saco de dados. Y tampoco será esta el único relato de Borges del que os propondré ideas para vuestras partidas.

La próxima vez que mires tu imagen en el espejo, imagina que la réplica que te contempla desde el otro lado es un esclavo semiconsciente forzado a reproducir cada uno de tus movimientos. Imagínalo así y tu día será un poco más mágico. Y aterrador.

Los animales de los espejos forma parte de El libro de los seres imaginarios, publicado en España por Alianza Editorial.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone