ATTACKWING_LOGO

El Cubo Borg, la nave más impresionante del Star Trek Attack Wing

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Con sus debilidades, el Star Trek Attack Wing sigue siendo el juego de batallas navales que todo trekkie estaba esperando, a pesar de las pegas que se le puedan sacar. Es inevitable buscar comparaciones con su hermano gemelo diabólico, el X Wing, que sorprendió a propios y extraños con sus naves de gran tamaño, en especial la increible Tantive IV. La respuesta del Attack Wing ha sido el cubo Borg, una de las naves más impresionantes en cuanto a tamaño y a potencia de fuego del universo de Star Trek. Para los no inicados decir que el cubo borg  es una nave con -evidentemente- forma cúbica, de unos cinco kilómetros de arista, hasta 130000 tripulantes y una tecnología de adaptación que hace inútiles los ataques de sus enemigos después de un par de disparos. Mucho se podría hablar de los borg, quizá algún día lo hagamos. Hoy hablaremos de la conversión de esta nave al juego y de la -no tan- miniatura que la representa; ¿merece la pena o es un excesivamente caro pedazo de plástico?

La cajita del cubo borg. Quizá debería haber puesto al lado una cajetilla de Ducados o algo para que os hagáis una idea del tamaño, pero vamos, es grande, creedme.

Los contenidos; nave, soporte, cartas y muchos cartoncitos. Muchas cosas, pero no demasiadas; ¿es que no os he dicho el precio? 90€, el precio de un Imperial Assault.

Marcadores habituales de cada una de las naves del Attack Wing. La base es esférica y las reglas de movimiento son ligeramente diferentes.

Las cartas que nos aparecen en la nave. Los que conozcáis el juego creo que coincidiréis en que son sorprendentemente muy pocas, menos incluso que las que encontramos en naves de segunda con mínimo trasfondo como las de los gorn o la de los tholianos. Ni tripulantes ni tecnología adicional ni armamento ni más capitanes que el principal y el típico capitán básico. Reglas para movimiento y una misión. 90 pavos para tener la menor cantidad de cartas que se ha visto en ninguna nave borg hasta el momento.

Si os fijáis en los valores de la nave nos encontramos con una nave extremadamente cara con unos valores de ataque por debajo a un crucero dominion, sin defensa y con unos valores de casco y escudos sólo marginalmente superiores a los de un cubo táctico. La habilidad especial del cubo está bien, pero como muchas habilidades de los borg -no me gustan demasiado los borg en el juego- consumen puntos que menguan el valor de capitán borg.

El gran tamaño de la nave le da una ventaja que le permite no perder su acción incluso si su trayectoria se cruza con una nave u obstáculo que no sea de gran tamaño.

El acabado de la nave, que no está mal y da una imagen impresionante en la mesa.

Repasando, mi impresión es que el cubo borg es un bonito complemento que gustará más al completista y al aficionado trekkie que al estratega o al enamorado del juego. Espero que si llega a nuestras tiendas la otra apuesta de gran tamaño del juego, la Espacio Profundo 9, el resultado sea más satisfactorio.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

DEJA TU COMENTARIO