ll

Entrevista a Francisco Tapia-Fuentes, autor de los librojuegos de La saga del Merc

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Francisco Tapia-Fuentes es un escritor apasionado de los librojuegos. Nos presenta su Infierno púrpura, el segundo título de La saga del Merc, un relato interactivo de ciencia ficción en el que seremos Nic Stamos, un aventurero y agente para todo espacial. Con tus propias palabras, ¿qué podemos encontrar en La saga del Merc?

¿Cómo es la galaxia que encontraremos en tus libros? ¿Qué nos dices del universo que nos encontraremos en tus historias?

En el Universo Merc (vamos a llamarlo así) nos encontramos con una humanidad que, poco a poco, ha ido expandiéndose por la galaxia gracias a la terraformación de mundos y a los motores hiperlumínicos. Antes que eso, por supuesto, hubo una reunificación cultural, que en realidad fue una globalización por la fuerza de las armas, aunque de eso hace ya mucho tiempo. Somos una especie joven e inexperta, que ha tenido la suerte de cruzarse en el camino de una civilización alienígena (la Gran Confederación de Sistemas o GCS) que ya lleva mucho camino recorrido por las sendas de la paz y el desarrollo. Los humanos hemos pasado por los pelos los exámenes y hemos entrado de lleno en esa confederación, aunque los miembros más veteranos nos siguen viendo como a unos primates advenedizos, lo cual es casi, casi, cierto.

En cuanto al contenido, es una space opera de aventuras espaciales, en las que el ritmo lo marcan los mundos exóticos, los alienígenas vistosos y los conflictos de dimensiones planetarias. Por eso el sistema de los librojuegos hace hincapié en la acción pura y dura.

No es habitual encontrar librojuegos ambientados en ciencia ficción espacial, ¿qué sagas de ciencia ficción son las que más te han atraído o inspirado?

Yo soy hijo de los setenta, así que la ciencia ficción que me ha influido rebosa de ese retrosetenta o retrochenta por los cuatro costados: naves de colores (como si fueran ferraris o algo así), religiones espaciales, razas alienígenas exóticas y cosas así. Mis influencias han sido Isaac Asimov (Fundación, sobre todo), Frank Herbert (Dune) y, por supuesto, Larry Niven y su Saga de Mundoanillo. El cónclave de estos tres se nota en mis cuentos y relatos, muchas veces de manera inconsciente.

Libro-en-tapa-Blanda-25-800x800También hay una fuerte influencia del cine. Así, las naves humanas (y los propios humanos) tienen ese aspecto sucio que podemos ver en Alien y, aunque existen los nanoordenadores, continúa habiendo máquinas inmensas que recuerdan al viejo Multivac. En cuanto a las ciudades humanas, siguen el patrón marcado por Blade Runner o Desafío Total, con toda esa parafernalia cyberpunk ochentera y algunas de ellas podrían haber salido de cualquier alocado cómic de Robohunter o de Judge Dredd.

¿De dónde surgió la historia? Dedicas el libro a tu grupo de juego, ¿viene esta historia de tus partidas de rol?

La primera parte de la historia (Rescate en Remsis VII) la escribí con trece años, y fue ahí cuando empezó a gestarse el universo del Merc. Por supuesto, era muy diferente a como es ahora, pero el germen ya estaba ahí. Luego, fue creciendo por sí solo, absorbiendo influencias de todo tipo, según encajaban en el perfil que quería darle a ese «espacio sucio».

Con el tiempo, entré en la Asociación de Jugadores de Rol de Logroño y monté algunas partidas con el juego de rol de Star Wars, aunque la trama empezó a incorporar elementos que eran más de mi universo que del de George Lucas y hubo jugadores que se quejaron, así que terminé dejándolo porque sí que estaba reventando la ambientación. Ahora dirijo una campaña de ciencia ficción con ambientación propia, en la que han ido apareciendo historias y aspectos de mi universo y al revés, en una especie de «contaminación cruzada». Por eso les debo tantas cosas y, de hecho, Infierno Púrpura es una adaptación de un módulo pseudostarwars de mis primeros tiempos.

¿Qué juegos de rol, actuales o clásicos, tienes entre tus favoritos?

He jugado y dirigido a muchos, pero soy un enamorado de Deadlands (con sus satélites Hell on Earth y Lost Colony), así como de cosas más exóticas como Jurasia, de la desaparecida Cronópolis. También tengo abierta una campaña de fantasía desde 2004, lo que ya es todo un récord. La ambientación también es mía y, antes de ser digitalizada, rondaba los dos kilogramos de papel. Parte de esta ambientación también se ha colado en el mundo de Rhentra, mi segundo gran universo literario y que también aparece en el librojuego Sombras Demoniacas.

Por supuesto, como jugador, disfruto de clásicos como Traveller y Space 1889.

Space-Core-Rules-Cover2_9bfd7bbb-1fcc-4a99-937d-1ec6643ad805_495x700Háblanos del sistema de juego; creación del personaje, posibles tiradas, combate,…

Un librojuego tiene que tener, a mi juicio, un sistema que no entorpezca demasiado la lectura, aunque sea a costa de la propia simulación de la realidad. El sistema utilizado es de creación propia y está registrado como Alea3, ya que utiliza tres dados de seis caras, que son los más fáciles de encontrar para el usuario no rolero. Las habilidades van desde pobre (1) a excelente (3), siendo 2 el valor medio, y el jugador debe repartir seis puntos entre las tres habilidades básicas que posee (Destreza, Fortaleza y Presencia). A partir de estas se calculan las secundarias, como la Resistencia (una mezcla de puntos de vida y armadura, para simplificar las cosas, que representa los palos que puede recibir uno antes de sucumbir).

Todas las tiradas del juego se resuelven de la misma manera: se indica una dificultad y se tiran tantos dados como sea dicha dificultad. Solo cuenta el resultado más alto y, en general, son tiradas abiertas hacia arriba. Ese es el valor que debemos superar con nuestra tirada de habilidad (la que sea), procediendo del mismo modo. Los daños de las armas también van en esa línea, aunque hay que distinguir entre combates con armas de cuerpo a cuerpo, a distancia o desarmados, de manera que hay importantes diferencias en según qué peleas nos metamos.

Por último, hay un sistema de habilidades o dotes que añaden nuevos matices a la acción y que pueden ser muy útiles en según qué circunstancias.

¿Hay algún sistema de librojuegos que te haya influenciado más o tengas más en cuenta a la hora de escribir?

Eché los dientes con el sistema de Fighting-Fantasy (Lucha-ficción, en España), pero la verdadera epifanía vino de la mano de Lobo solitario, de Joe Dever. De hecho, puedo decir que La saga del Merc le debe mucho a esta serie de librojuegos, tanto en planteamiento de sistema como en dinámica. Incluso termina con un parrafito en el que se nos dice que nuestras aventuras no han acabado y que nos esperan muchas más sorpresas en el siguiente librojuego, al cual nos podemos llevar el personaje y sumarle experiencia o habilidades.

En cuanto al grado de dificultad, ¿es muy difícil superar tu juego? ¿Cuáles son nuestras posibilidades de sobrevivir?

En general, basta con una lectura atenta para intuir los lugares más peligrosos, aunque eso no es ninguna garantía de éxito. Para dar al jugador algo de control sobre la aleatoriedad se han añadido puntos de héroe que le permiten, literalmente, hacer trampas en el juego y repetir cualquier tirada de dados para quedarse con el resultado que más le convenga. Esos puntos también se utilizan a modo de recompensa en determinados momentos. Aun así, es probable que no lo logre al primer intento, ya que hay enemigos y situaciones muy peligrosas (a fin de cuentas, la acción transcurre en un planeta donde la especie inteligente no está todavía en lo alto de la cadena trófica), pero basta con empezar de nuevo y aprender de los errores.

Editas tu trabajo con Con pluma y pixel, ¿qué más títulos podemos encontrar en esa editorial?

Realmente soy el editor de Con Pluma y Píxel, para lo cual me temo que hay que tener un poco de doble personalidad, y procuro que mis libros marquen la línea editorial a seguir para todos los autores (incluido yo mismo). En el catálogo están, además de La saga del Merc, otros como Lucha Final, Sombras demoníacas, Cazador (de Juan Pablo Fernández del Río) y Tropas de choque, todos ellos de la colección de bolsilibrojuegos Flash Interactivo. También tenemos el divertidísimo Cuenta atrás, de Fernando Lafuente Clavero.

¿Qué distribución tenéis?¿dónde podemos encontrar La saga del Merc?

Para los librojuegos tenemos distribución en tiendas de juegos de rol gracias a la gente de Distribuciones Sombra, que nos pone en comercios especializados y con la que mantenemos una estrecha relación, ya que fueron los primeros que se interesaron por nuestro trabajo. Luego, como también tenemos libros de narrativa, tuvimos que buscarnos un distribuidor que nos llevara dicho material a las librerías, de modo que nuestros librojuegos también terminaron en ellas. De no hacerlo así, habría sido un suicidio porque me gano la vida en otro trabajo y no tengo mucho tiempo para andar haciendo de comercial, llevando y trayendo libros de un lado para otro, así que lo dejo en manos de profesionales (al igual que la corrección y otras tareas). La distribución siempre es un punto peliagudo en la cadena comercial y el espacio físico en las tiendas es limitado, así que puede que los títulos no estén expuestos, pero sí que están en los catálogos de los distribuidores. Basta con que hagan el pedido y, en unos días, estaría el libro en la tienda.

Como aficionado a los librojuegos, ¿cuáles fueron los primeros que leíste? ¿Como recuerdas tus inicios en esta afición?

El primer librojuego que leí fue La venganza de los dragones del Arco Iris, de Rose Estes, y me encantó. Era lo que Bastian hubiera querido leer en La Historia Interminable, esto es, una historia sin final. Luego descubres que las posibilidades de un librojuego sin sistema de juego son bastante limitadas, pero aquel fuel el comienzo de todo.

Con el tiempo, ¿qué otras lecturas interactivas disfrutaste más? ¿Algún autor o colección que sea preferido?

Después vinieron Las cavernas del terror, La montaña de los espejos y Retorno a Brookmere, entre otros, hasta que me crucé con Fighting-Fantasy y, por supuesto, con Lobo Solitario. Fue el bueno de Joe Dever el que logró, con sus libros, que algo encajara en mi cabeza y me pusiera a escribir Rescate en Remsis VII (La saga del Merc 1) con trece años, así que para mí es casi una deidad librojueguera. De hecho, cuando murió hace unos años, le dediqué un artículo en mi blog, que se también se llamaba Con Pluma y Píxel, y su hijo me hizo llegar un librojuego dedicado. Ni qué decir tiene que lo guardo como oro en paño.

¿Qué géneros disfrutas más, dentro de los librojuegos?

Soy un enamorado de la fantasía y, de hecho, me he arrastrado por los dungeons de Laberinto Mortal y El hechicero de la montaña de fuego más veces de las que puedo recordar, pero también soy muy de ciencia ficción y he disfrutado mucho con títulos como Espacio Asesino y El guerrero de la autopista.

¿Eres consumidor de narraciones interactivas en otros formatos, como aplicaciones de móvil?

No, aunque por ahí hay cosas muy chulas, profesionales como la serie Sorcery! (basada en la serie homónima de librojuegos de Steve Jackson y publicada en España bajo el título Brujos y Guerreros) o hechas por aficionados entusiastas como Autorol o Boniland, por citar dos que conozco más de cerca.

57132816¿Cuál crees que es la salud de la afición en España y en el extranjero? ¿cuál crees que es el público objetivo al que va dirigido este formato de lectura? ¿hay cambio generacional e interés de los más jóvenes en estas lecturas?

La salud en España de la afición a los librojuegos ha pasado por horas muy bajas, sobre todo después de su desaparición en los años noventa. Ese fue un golpe duro y nadie recordaba los librojuegos en nuestro país, excepto por los de Elige tu propia aventura, y siempre como si fueran algo destinado al público juvenil, lo cual no es del todo cierto, pues hay temáticas muy variadas, que van desde el terror psicológico al género erótico. Mención especial hay que hacer a David López Morales y su Leyenda Élfica (Nosolorol) y algunas cosas más publicadas (dos del juego Slang y uno de Ricard Ibáñez, titulado El oro y el acero). Las editoriales pequeñas como la nuestra, Suseya Ediciones, Saco de Huesos, Tusitala, Tres Inviernos o Carlinga tomamos el relevo y decidimos complicarnos la existencia (y correr muchos riesgos económicos) para rescatarlos del olvido. Luego han venido unas cuantas más, pero al principio estábamos muy solos. Ten en cuenta que editar un librojuego deja muy poco beneficio ya que, además de todas las tareas editoriales convencionales, hay que sumar los testeos, la estética, la concordancia entre las diferentes secciones y la revisión para evitar fallos en el juego, lo cual es casi imposible por la complejidad de lo que estamos haciendo. Por eso las grandes editoriales (Timun Mas, Devir) dejaron de hacerlos, de modo que los pequeños recogimos el testigo y reemprendimos la evolución, casi por cabezonería y afición.

En otros países es diferente. Por ejemplo, en el Reino Unido (patria de Ian Livingstone y Steve Jackson, los primeros que acuñaron el término gamebook) tienen hasta un festival de librojuegos, mientras que en Italia hay un importante movimiento alrededor de este tipo de literatura, a caballo entre la novela y los juegos de rol. En Latinoamérica han sido muy conservadores y los librojuegos hacen verdadero furor, en especial los clásicos.

Ahora estamos viviendo una segunda edad de oro (algunos dicen que edad de plata) de los librojuegos, ya que los que crecimos con ellos tenemos el timón en nuestras manos y escribimos ficción interactiva o nos liamos la manta a la cabeza para crear una empresa que se ocupe de volver a ponerlos en un lugar muy alto, tanto para niños como para adultos. Somos conscientes de que somos unos quijotes, pero el caso es que la respuesta del público es realmente estupenda.

Nosotros recomendamos La saga del Merc, ¿qué titulo reciente nos recomendarías tú?

Estooo… ¡cualquiera de los míos!

No, que es broma. Hay tantos que no sabría por dónde empezar. Tiene muchísimo tirón la serie Choose Cthulhu, a una de cuyas autoras (Giny Valris) he llegado a conocer y a la que mando un saludo desde aquí, pero hay muchos títulos interesantes por ahí. Si os gustan los retos y los zombis, Revelación (Saco de Huesos) es genial, aunque no sea muy reciente, y lo mismo pasa con Outsider! (de Suseya Ediciones), que es una fantasía llena de sombras y claroscuros en la que interpretas a un asesino a sueldo. Hay otros que no he leído pero que hacen mucho ruido, como los de David Velasco, y una serie maravillosa que se llama Dragones de Inguz, de la autora Minerva Gallofré (Editorial Tres Inviernos).

Y ahora el autobombo: Sombras demoniacas. Tenéis que probarlo porque es un caramelito de fantasía oscura, del cual ya hemos tenido que reimprimir ejemplares.

¿Encontraremos futuras aventuras de Nic Stamos?

Te respondo con el parrafito que sale al final de la aventura:

Sin embargo, muy a su pesar, las complicaciones en

la vida de Nic no han hecho más que empezar.

Para averiguar qué le tiene deparado el destino, no te

pierdas la continuación de esta saga, que se titula: Zona límite.

Zona límite está en proceso de escritura a partir del hilo argumental principal, y puedo contarte que saldrán piratas espaciales y extrañas religiones. En total, los libros de La saga del Merc son seis, y nos cuentan un momento histórico importante para la FST, que será denominado El Conflicto Neruliano o, mejor, La Guerra Neruliana, algo que forma parte del Universo Merc y que marcará un punto de inflexión en la historia de la humanidad. A lo largo de la serie, veremos su desarrollo desde sus inicios, primero como sutiles referencias (comentarios, hallazgos) y luego en forma de una guerra abierta, que empieza afectando al espacio humano y que se propagará al resto de territorios.

Y ahora, un secreto a voces: también estamos preparando una serie de librojuegos para niños, ambientada unos treinta años después de la guerra contra los nerulianos. El germen de esto está en La Navescuela, un relato que escribí para ambientar una antología que publiqué con un grupo de alumnos de 1.º ESO. Todavía es un proyecto, pero cada vez está más cerca.

Muchas gracias, Francisco, por pasarte por Saco de Dados. Esperamos seguir disfrutando de tus obras.

 


Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
Comentarios
  1. Ha sido todo un placer colaborar con vosotros. Tanto la batería de preguntas (algunas de las cuales me han hecho sudar) como la puesta en escena con todas esas cubiertas me han encantado. Me lo he pasado en grande respondiendo a esta entrevista, ya que para mí ha sido una especie de «viaje en el tiempo» que me ha hecho mirar hacia atrás y ver lo largo del camino que ya llevo recorrido, en lugar de lo que todavía queda por recorrer. Creo que es un ejercicio de introspección muy sano para cualquiera.
    ¡Un saludo!
    Francisco Tapia-Fuentes

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      Muchas gracias por pasarte por saco de dados, y gracias por tu apuesta por los librojuegos

DEJA TU COMENTARIO