boxart_small

Escape the room: misterio en la mansión del observatorio

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Se están popularizando los juegos organizados de Escape the room, en los que grupos pequeños son encerrados en estancias preparadas y decoradas según la temática y donde, en función de una trama que sirva de excusa, los jugadores han de resolver una serie de acertijos y puzles para encontrar la forma de escapar. Ahora, para que nosotros mismos podamos organizar nuestras sesiones de juego y escapismo, Thinkfun nos ofrece una aventura completa en caja completamente lista para jugar. Se trata de el Misterio en la Mansión del Observatorio, en la que de 3 a 8 jugadores podrán pasar unas dos horas resolviendo acertijos en un juego emocionante y colaborativo.

Escape the Room: misterio en la mansión del observatorio viene presentado en forma de caja con una serie de sobres cerrados, unas instrucciones de juego y una rueda de soluciones. Aunque se habla del anfitrión como del jugador que organizará la velada, no es ningún director de juego y se le supone un jugador más que formará parte del grupo encerrado. De esta manera, los sobres permanecerán cerrados hasta que comience la partida, y sólo cuando la narración lo permita. Las reglas son sencillas. Se plantearán determinados acertijos, cuyas soluciones van relacionados con una serie de símbolos vinculados a colores. Cada acertijo tiene asociado un símbolo, que aparecerá en la rueda de soluciones. Cuando se llegue a una conclusión se girarán las ruedas de colores para que se pongan en línea el símbolo del acertijo con el del símbolo de cada respuesta; si al girarse se ven dos símbolos igual al del acertijo en un par de ventanas en el centro de la rueda. Vamos, cuando tengáis delante la rueda y los acertijos veréis que es fácil. De hecho, la primera prueba es simplemente un tutorial para que veas como funcionan los acertijos y la comprobación en la rueda de soluciones.

La trama de Escape the Room: misterio en la mansión del observatorio nos lleva a 1869 y pone en la piel de un antiguo trabajador de la mansión de un astrónomo y de sus amigos. El astrónomo, tras perder a su mujer, se aisló progresivamente del mundo hasta despedir a sus últimos trabajadores. Hoy, un año después, el grupo se adentra en la casa a descubrir qué tal está el astrónomo y el porqué de su aislamiento. La historia es muy sencilla, se desvela poco a poco y está al servicio de los acertijos, pero es suficiente. El juego invita al disfraz y a la ambientación, pero no es necesario y no os confundáis, no hay en la aventura demasiados componentes de rol. Cada sobre representa los elementos que hay presentes en la habitación en la que quedamos atrapados y sólo podremos revelar su contenido cuando solucionemos los puzles que nos los abren. Todos los elementos que se van liberando forman parte del juego en cada momento, y puede que en misiones finales tengamos que recurrir a componentes de los primeros momentos del juego. Son componente sencillos (piezas, dibujos, mapas) pero efectivos y atractivos. Los puzles tienen una dificultad moderada y suficiente, que requiere cierta astucia y algo de habilidad manual, pero que pueden ser resueltos con holgura en el tiempo que ofrece el juego. En cuando al número de jugadores que sugiere el juego, es simplemente orientativo. Una pareja o incluso una persona sola podría jugarlo sin problemas. Nosotros jugamos 4, y la impresión de todos fue que el resultado fue muy positivo, todos colaboramos y se produjo sinergia pero que con más gente, con componentes tan pequeños y con un solo acertijo que resolver por vez más gente se habría estorbado y habría sido sencillo desconectarse de la partida. Temía que la curva de aprendizaje fuera excesiva pero los acertijos son desafiantes pero no imposibles. Para evitar que ningún grupo se atasque y no disfrute de la partida, la página web de thinkfun ofrece un par de pistas por acertijo, y la segunda de ella prácticamente te resuelve el problema, así que no temáis con quedaros rezagados. Una cosa a agradecer a thinkfun es que en la web te explican cómo recomponer el juego para que cada pieza esté en su sobre y reutilizarlo. Por supuesto, las mismas personas no podrán jugar a Escape the Room: misterio en la mansión del observatorio dos veces, pero siempre se lo podréis ceder a otros amigos o tirar de Wallapop. El precio de la caja es de unos 25 €, lo que me parece ajustado aunque sólo se utilice una vez.

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

DEJA TU COMENTARIO