portada_granheroes

Gran Héroe, de Ediciones Epicismo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

La industria española del juego de rol se puede enorgullecer de tener un nuevo producto en las estanterías de nuestras tiendas favoritas; hablo de Gran Héroe, el primer juego de la editorial Epicismo, que ya anuncia un segundo producto, Daggerfall, un comic de fantasía medieval en este caso. Gran Héroe es un juego de rol que nos traslada al género de películas de acción de los años 80 y 90, sin dejar de mirar de reojo a las más actuales, pero con Jean Claude Van Damme más presente que Statham, y pensando más en John McTiernan que en Tarantino. Deliberadamente, el sistema abandona todo propósito de realismo y pretende, en cambio, ser buen reflejo de los “típicos y tópicos” de este género añorado.

A mí entender, el resultado es fallido, tanto en contenidos como gráficamente y en sistema.

En todos los comentarios que he leído sobre este producto sale a relucir el nombre de El último gran héroe, y muy acertadamente. Como la película del gobernador, Gran Héroe explota los tópicos, los luce y los explicita. Una de las partes más entretenidas es el listado de elementos comunes a las películas de acción, como los teléfonos que empiezan por “555” o que todas las mujeres sean despampanantes. Si bien muchas son ocurrentes y en algunas no había reparado, otras te llevan directamente a la mencionada película de marras, con lo que la impresión inmediata no es que estés jugando a un juego sobre películas de acción, sino estás jugando a un juego sobre El último gran héroe. Ese es uno de los reproches que le hago al juego y con el que, ojo, no me refiero a su calidad, sino a mi impresión personal y a mis gustos (a mi no me gusta El último gran Héroe); Gran Héroe no es tanto una conversión del género como una caricatura. Este no es el primer juego que acude a un género con la intención de hacer sus historias roleables. Pienso, por ejemplo, en Hollow Earth Expedition o en Haunted House. Ambos fijan su objetivo en géneros igualmente ingenuos y cargados de tópicos como son, respectivamente, la aventura Pulp y el terror de casa  encantada, pero la aproximación de estos juegos me parece más cariñosa: atenta a los tópicos, sí, pero también a los elementos que los hacen grandes. En las propias reglas de HEX o de HH quedan diluidas las características del género, pero al jugarlos no pensamos en que jugamos una sátira; jugamos una auténtica aventura tan divertida como las películas de las que emana.

Encontramos en Gran Héroe algunas narraciones que nos trasladan a escenarios más o menos reconocibles del género del cine de acción. Con estas narraciones se intenta sumergir al lector en el ambiente perseguido por este tipo de cine, pero de nuevo se exageran hasta lo absurdo los referentes comunes y el retrato que se hace de grandes películas como La jungla de cristal, Muerte súbita, Blanco humano, Alerta máxima es chusco y de brocha gorda. Otras grandes sagas como Indiana Jones, Star Wars, Star Trek o Doctor Who pecan de sus propias debilidades argumentales, pero no por ello han dejado de gozar de sus propias conversiones al rol hechas con fidelidad y con más cariñosa autocrítica.

En todo caso (como veis, esa crítica viene de mis gustos personales y de mis expectativas) habría agradecido más detalle a la hora de hablar del género. El listado de tópicos o la descripción de arquetipos están bien, pero ahí acaba toda referencia al cine de acción. Me habría gustado ver una sección de trasfondo más profunda, incluso aunque fuese más ensayo que ayuda propiamente dicha.

Un más profundo tratamiento de las pelis de acción habría sido un buen apoyo para el Narrador y habría supuesto una buena fuente de ideas para aventuras. Lo más parecido a una ayuda para la narración es un epígrafe sobre tipos de motivaciones de malvados (de nuevo, buena idea mal aprovechada; los malos de las pelis de acción son superficiales, pero no tanto) y una sección de “unos consejos para el director de juego”. Leedlos, sí. Total, son sólo 6 líneas.

Debemos tener en cuenta también que Gran Héroe es un juego corto. Tiene 67 páginas, en una maquetación con la letra grande, amplios márgenes e ilustraciones desmesuradas. A mí me ha recordado a los trabajos que hacía en el instituto (y en la Universidad) en los que hacía unos márgenes y unos interlineados enormes para que el trabajo pareciese más largo de lo que era. No colaba entonces y no cuela ahora.

Por todos lados el contenido se queda corto y las 68 páginas están mal aprovechadas. Ojiplático me quedé, por ejemplo, al descubrir que las películas sugeridas ocupan 3 páginas, a una columna y con intelineado generoso… ¡3 páginas! Me parece bien que se dedique un espacio a referencias, pero ese espacio en un juego tan breve y con ese formato me parece de broma. El uso del espacio se convierte en un problema en todo el módulo. En la sección de vehículos, por ejemplo, se pone en dos renglones diferentes el Bonificador o el Penalizador que tiene el vehículo en cuestión en su conducción… teniendo en cuenta que se tiene uno u otro, pues yo creo que se podía haber reducido todo a una línea. Cada página contiene únicamente cuatro vehículos de los que se incluye una ilustración, pero pocos datos útiles.

Se agradece que se incluya una pequeña aventura introductoria. El problema llega cuando ves que cuando se trata de un guión que no aceptaría ni Nicholas Cage harto de absenta. Insisto, vale que es una visión exagerada del género, pero me parece increíble que se ofrezca como alternativa para acceder al domicilio de un hombre que ha desaparecido para investigar tirotear a los pobres guardias jurados de la puerta… esto, ¿por qué alguien iba a hacerlo?¿qué han hecho esos pobres seguratas?

La crítica de las reglas pasa a ser completamente subjetiva. La regla básica es Habilidad + Carácterística + 1d10 frente a dificultad. Los personajes quedan generosamente formados para resistir incluso los ataques más mortíferos. Ninguna pega. El combate se basa en este principio y no parece (sin haberlo probado, ojo) inadecuado, pero quizá algo justito. Añoro ver combos, maniobras o golpes especiales, más allá del kung fu, del que se dice es el único arte marcial que se conoce en las pelis de acción; Steven Seagal debe estar retorciéndose en su sofá. Otro detalle deseable sería que se incluyesen reglas de persecución o de combate entre vehículos, que tantos minutos de metraje han acaparado en las pelis de tiros.

El  sistema busca ser tan riguroso con las pelis de acción que los jugadores han de ser fieles a las reglas no escritas del género y a las características de su arquetipo o perderá puntos de Audiencia. Si sus puntos de Audiencia llegan a “0”, el personaje se convierte en mortal; hasta entonces, perder todos sus puntos de vida sólo le llevaban a estar fuera de juego unas escenas o hasta la siguiente secuela. Si no le quedan puntos de audiencia, el público perderá su interés por el personaje y su muerte será definitiva.

Estos puntos de audiencia me parecen curiosos; no son un enfoque que comparta para reproducir el género pero me son graciosos y pienso que obligan a los jugadores a implicarse en la naracción. Como detalle curioso, la primera vez que oí hablar de algo parecido (aunque me consta que hay sistemas de juego que manejan términos similares) fue en el video juego de Starsky y Hutch, en el que, si no conseguías acciones suficientemente espectaculares, el interés del público decaía y la “serie” era clausurada.

A destacar también los Puntos de Guión, una forma de comodines que permite que los jugadores reciban pistas cuando se quedan atorados en la investigación. Ahora que coqueteo con recursos más indies me parece algo irreprochable, pero pienso que se podía haber potenciado su utilidad (como los puntos de historia del Doctor Who: adventures in time and space), pues en un escenario de acción tampoco se darán tantos momentos de punto muerto en investigaciones; su uso para realizar cualquier tipo de proeza física me parece un buen consejo para el que quiera escucharlo.

La elección del personaje (en parte con componentes aleatorios) depende de la selección de un arquetipo propio del género, como el Hombre de acero, el Sabiondo o la Etnia minoritaria con los cojones cuadrados. La sección de arquetipos me parece, cuanto menos, poco exhaustiva, casi enojosa e impone la asunción de unos méritos y defectos, imposibles de alterar, poco explicados (vaaale, pero todos podemos intuir qué supone ser “impulsivo”) y a los que no se pueden añadir nuevos.

La parte gráfica es a mí entender la más deficitaria de Gran Héroe. La maquetación, como he dicho, tiene una letra enorme y unos márgenes desmedidos, casi parece que al servicio de rellenar espacio. Los márgenes están ocupados por la ilustración de unos ribetes con la ilustración de elementos propios del género, y no está mal, pero no han calibrado bien el tamaño. Quizá se debería haber apostado por una maquetación en formato más pequeño, tipo Cliffhanger o Deadhunter; el resultado habría sido más cómodo de leer, más manejable y sin duda, más atractivo.

Ha sido muy comentado también que la ilustración de la contraportada (un chulete tipo John MacClane) es de bastante más calidad que la de la portada (un collage de gente fea relacionada con el género). Yo no comparto esa crítica, pues la elección de la portada me parece un ejercicio de honestidad en relación a lo que se va a encontrar en el interior.

Gran héroe puede preciarse de contar con gran cantidad de ilustraciones, y si bien algunas son interesantes (curiosamente, las que me parecen mejores son las de los vehículos) la gran mayoría son malas, muy malas, de la categoría de dibujo de carpeta de adolescente. Quizá no deba reescribir mi entrada de las peores ilustraciones en los juegos de rol para meter a Gran Héroe, pero se queda en puestos de intertoto. Además, como os digo, se ponen los dibujos demasiado grandes en la página, con lo que la calidad se acentúa.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
Comentarios
  1. Moebius

    Casi por casualidad jugué hace una semana a este juego en la tienda de un colega, y antes de ayer me compré un ejemplar. Hay cosas que me gustan mucho de él y otras en las que estoy de acuerdo contigo.
    Dices que es un juego sobre “El Último Gran Héroe por que hace satiras del cine de acción, pero se me vienen a la cabeza un puñado de películas actuales que han hecho lo mismo como “Crank”, “Sr y sra Smith”, “Perdedores”, “RED”, “Shot en Up” (en esta última mata con una zanahoria). En ellas se exagera hasta el absurdo el genero tal y como tú dices (a mi me gusta mucho peor entiendo que a ti no te gusten).
    Respecto a la aventura, dices que no lo aceptaría ni Nicolas Cage arto de absenta, te recomiendo que reveas las últimas películas del susodicho por que hay cosas mucho peores. La aventura del manual fue justo la que jugué. Tiene una buena trama y cuando dices que te parece exagerado tirotear a unos guardias sin ton ni son (que es una opción no una obligación, nosotros los sobornamos) yo te recomendaría ver hoy mismo películas de la talla de “Noche y Dia” o Transporter. Y si el juego se centra más en el cine antiguo, pero entonces ya existían joyas como “Mentiras Arriesgadas•
    Está claro que hasta este punto no estamos de acuerdo. En lo que si coincido contigo es que la maquetación es deficiente y aunque algunos dibujos me gustan mucho otros no dan ni por asomo los cortes de calidad. En su pagina web me he bajado una aventura con dibujos infinitamente mejores que los del básico (no entiendo a que se debe tanta diferencia en las ilustraciones).
    A mi me ha gustado mucho me a parecido divertido y rápido de jugar, pero justo es que a mi el cine de acción me encanta.

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      Aunque haya otras pelis de cine de acción que acentúan el tema de la sátira del género sigo pensando que es El último gran héroe lo que tenían en mente; estoy recordando, y ahora no recuerdo si llegué a ponerlo en el artículo, la historieta llamada “Mataron a tu perro; grave error”, título que me dio hasta escalofríos. Quizá exageré al decir lo de Nicolas Cage que sí, el chaval elige los guiones parece que a propósito. Jean Claude Van Damme puede presumir de lo mismo, pero entendemos que, si no te llegan tantas llamadas de tu representante, aceptes el primer truño rodado en la Europa del este que te ofrezcan. Eso sí, por lo de Mentiras arriesgadas no paso, que es una gran película; ¿tiroteo fácil? Sí, sin duda, y quizá esta también debería pensar incluirla en las películas que se miran a sí mismas con cierta sátira. Eso sí, a esa película le reconozco cierta lealtad con una lógica interna, absurda, pero consistente. Lo de los guardias jurados me pareció como si el módulo contemplase la posibilidad de que tiroteases al chino de tu barrio por darte mal el cambio; el resto de la aventura, además, me pareció muy poco interesante.
      Me alegra de que disfrutases de una buena tarde de rol y que las reglas te pareciesen rápidas y divertidas; a mi ya dije que no me atraía el enfoque y me parece que se quedan un poco cortas. Muchas gracias por un comentario tan amplio y tan minucioso.

DEJA TU COMENTARIO