pic816805_md

Juegos de mesas de series de TV de los 80

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Normalmente, los productos relacionados con franquicias televisivas o cinematográficas suelen estar relacionadas con una calidad menor y un interés más unido al nombre del producto que a la propia calidad del mismo. Bueno, quizá sea exagerado. Hay una gran cantidad de juegos de diferentes plataformas de Star Wars o de El Señor de los Anillos de gran calidad, y muchos juegos de rol ambientados en estos entornos están hechos con gran cuidado y afecto. Pero para mi una seria de pésimas experiencias con juegos de PC o consola de Star Trek me ha hecho muy suspicaz y, ¿puede haber algo peor que una novelización?

Al grano, hoy nos centramos en una serie de productos de los que seguramente podemos esperar lo peor, y no nos preocupemos en quitarnos el prejuicio, pues estamos hablando de juegos de hasta treinta años de antigüedad. Se trata de juegos de mesa con la temática de series de televisión de los 80. Si estas series ya han sufrido con crudeza el paso del tiempo, más difícil es quitarle la caspa a estos juegos. Con todo, resulta más que curioso la cantidad de series que tuvieron su juego de mesa. Seguro que os sorprende.

Alf- En este juego cada jugador manejará su propia versión de Alf, con el que intentará llegar a la casilla final del juego, recorriendo toda la casa de los Tunner, sin ser atrapado por la señora Armonía.

Vacaciones en el Mar- En el juego de mesa de vacaciones en el mar moveremos nuestro peón recorriendo una travesía a lo largo del mundo para robar cartas y conseguir las que son más adecuadas con la personalidad de nuestro personaje. Así, si manejamos al deportista, deberemos conseguir cartas de eventos deportivos.

La Casa de la Pradera- El juego de la Casa de la Pradera nos hace manejar a toda la familia. El objetivo del jugador será llevar a los miembros de la familia Ingalls a la casa de la pradera evitando tres grandes peligros: el ataque de los indios, la manada de lobos y el fuego en la pradera.

Cheers- la serie de Ted Dunson conoció un par de juegos de mesa, ambos sucedáneos del trivial con el trasfondo de Cheers como tema de las preguntas.

Colombo- El juego de mesa realizado de la serie Colombo (Columbo en el original) nos convertía en detectives que iban por una casa recogiendo cartas de pistas para descubrir quién ha cometido un asesinato, formando con ellas la imagen del asesino y del arma del crimen. Curiosamente, en ninguno de los dibujos del juego se le ve la cara a Colombo, quizá por uno de esos extraños motivos de derechos.

Corrupción en Miami- un jugador representará a los criminales y los otros, a los agentes de la ley. Deberán alcanzar los objetivos de misión antes que sus rivales y detener/eliminar sus coches en un mapa sorprendentemente detallado de la ciudad de Florida.

Dallas- En un mapa de la ciudad de Dallas, los jugadores intentan hacerse con todo el poder y el dinero posible para convertirse en los líderes de la familia Ewing.

Fama- en 1982 pudimos disfrutar de este juego de mesa, que presumo sencillo en tanto se juega en 20 minutos y es a partir de 6 años. Nuestras fichas se mueven por la escuela consiguiendo puntos para graduarse. Seguramente este juego ha envejecido peor que los calentadores.

Galactica- no estoy hablando del conocido y reconocido juego actual, sino de un juego de 1978 en el que los jugadores manejan sus viper para tomar una nave cylon averiada y llevarla a bordo de la Galactica. No es el único juego que se realizó en esas fechas sobre la serie. Existió incluso una adaptación del juego de cartas Pyramid para los más incondicionales de la serie.

Kojak- un juego con componentes muy atractivos, sobre todo teniendo en cuenta que es un juego de 1975. Los jugadores son detectives que han de realizar detenciones por toda la ciudad, consiguiendo cartas de pistas y contactos. El juego nos ofrece edificios recortables, figuras de sospechosos y simpáticos cochecitos.

La ley de los Ángeles- os prometo que cuando busqué si existía un juego de esta serie no me imaginé que existiese. Sorprendentemente, tiene una pinta interesante. El juego incluye 150 casos reales, de los que cada jugador leerá uno y se convertirá, a su parecer, en defensor o fiscal. Basándose en la lógica empleada y la pasión empleada, los otros jugadores (el jurado) decidirán un veredicto. Tras hacerlo, se mirará el reverso del caso y se comprobará qué ocurrió en la vida real. Los puntos se repartirán en función de si el jugador decidió bien a la hora de ser defensor o fiscal y en si convenció a sus compañeros.

Don Quijote de la Mancha- También hubo juegos basados en series de televisión españolas. En Don Quijote de la Mancha, los jugadores manejan al Caballero de la Triste Figura, a Amadis de Gaula o a Tirante el Blanco, intentando vencer monstruos y desfacer entuertos en la Mancha, mientras que un jugador maneja a los monstruos y rivales que intentan detenerles.

El juego de la Botilde- otro juego de un programa español, en este caso del 1, 2, 3. Los que no hayan vivido en los 80 no se pueden hacer a la idea de lo que significaba este programa, y la Botilde (una bota vieja con ojos) era una de sus mascotas más carismáticas. Este juego, que me emociona recordar, pues es el único de los citados que llegué a tener, era una especie de juego de la Oca que incluía pruebas y preguntas de cultura general. Su mecánica se representaba en algunos momentos del mítico programa.

El coche fantástico- ¿cómo iba a faltar Michael Knight a la cita de juegos casposillos? También tuvo varias versiones, en las que en general se trataba de una persecución entre KITT y algún mafioso. No he encontrado ni una crítica buena sobre ninguno de estos juegos.

Los vigilantes de la playa- me salto, sin ningún criterio, a la década de los 90 para traer esta preciosidad casposa y nostálgica. En este juego, los jugadores mueven sus fichas para someterse a pruebas físicas o de conocimiento de la serie para conseguir tres discos con los que ganar la partida. Típica adaptación de serie de televisión al tablero con poca creatividad e ingenio.

Padres forzosos- un juego tan edulcorado e inofensivo como la propia serie. Como jugadores llevamos un cochecito por diferentes localizaciones de la ciudad (que no siempre aparecían en la serie) para conseguir una foto de cada uno de los miembros de la familia. Las cartas de “Chistes de Joey” tenían que ser para morirse de vergüenza ajena.

Enredos de familia- que, si no recordáis, es la serie de televisión que catapultó al éxito a Michael J. Fox (la estaba rodando cuando fue contratado para trabajar en Regreso al futuro). En este juego, cada jugador es un miembro de la familia que quiere sorprender a sus familiares consiguiendo una foto de toda la familia junta. Para ello, deberá reunirles a todos, conseguir 100 dólares para pagar al fotógrafo y evitar al vecino Skippy, un acoplado que se siente miembro de la familia y quiere salir en la foto.

El Equipo A- El argumento del juego de El equipo A no tiene desperdicio. Un científico loco ha robado la fórmula de una bebida refrescante que está a punto de salir al mercado, y la ha escondido en una fortaleza en una isla. La empresa que ha desarrollado esa bebida contrata al Equipo A para que recupere la fórmula antes de que el público, y el mercado de valores, descubra la verdad. Cada jugador manejará a uno de los miembros del Equipo A (incluso a la chica esa que nadie recuerda como se llama), que se adentrará en la isla para conseguir recuperar la fórmula. M.A. no será un personaje a elegir, pues Aníbal le ha mandado como avanzadilla y nos ofrecerá su ayuda a lo largo del juego.

Mr. T- Y si el Equipo A tuvo su juego de mesa, ¿por qué no la serie de Mr T? Porque Mr T tuvo una serie de dibujos en la que él era el entrenador de un equipo de gimnasia, con los que viajaban por el mundo ganando competiciones y  resolviendo misterios. En este emocionante juego, manejamos a uno de los miembros del equipo, que ha de reunirse con Mr T en el aeropuerto antes de que salga el avión. ¡Pero antes de hacerlo, debe cumplir tres misiones! (conseguir ropa deportiva seca para llevarse, despedirse de la mascota del club, informar de un delito en la comisaría, y cosas de este estilo de épica). Una vez lo consigan, podrán ir al aeropuerto, ¡y continuar con sus aventuras!

M.A.S.H.- el objetivo de este juego- que tiene un tablero muy similar al de Enredos de Familia, y quizá también una mecánica parecida- es moverse por el campamento para obtener diez órdenes de traslado con las que subirte al helicóptero y ser enviado a casa. Una gran serie que unía comedia y drama convertida aquí en un simpático juego infantil.

Se ha escrito un crimen- ya hablamos AQUÍ de ese juego, haciendo una cariñosa apología. Con una mecánica sencilla reproduce bien el estilo de la serie.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
No hay comentarios

DEJA TU COMENTARIO