pic1018288_md

King of Tokyo, de Homoludicus

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

King of Tokyo es uno de esos juegos de los que es muy encontrar a algún detractor. Es un juego sencillo, dinámico, bastante rápido de jugar y que, aunque difícilmente llene tardes enteras de juego, sí es un buen complemento para otros juegos de más duración.

Se trata de un juego de 2 a 6 jugadores y que en unos veinte minutos puede completarse. La mecánica es elemental. Cada jugador representa a un monstruo gigante y grotesco con el sano deseo de destruir Tokyo.

Los componentes del juego

En su turno, el jugador lanza 6 dados, pudiendo conservar los que quiera y relanzando hasta dos veces adicionales los demás.

Por cada Garra que saque, causará un daño al mosntruo que esté en Tokyo. Si no hay nadie en Tokyo, le permitirá acceder a la ciudad. Si está en Tokyo, causará un daño a todos los demás monstruos. Un Corazón le permite recuperar una vida, si no está en Tokyo. Un Rayo le dará puntos de energía con los que comprar una de las tres cartas de evento en juego. Tres valores numéricos iguales (2,2,2) ofrece al jugador ese número de puntos de victoria.

Si el monstruo conquista Tokyo, consigue 1 punto de victoria. Si empieza su turno allí, gana 2 puntos de victoria. En cualquier momento en que reciba daño puede optar por abandonar la ciudad. Permanecer en la ciudad le ofrecerá puntos con los que ganar la partida, pero le hará muy vulnerable a los ataques de los otros jugadores, lo que nos obligará a encontrar el punto medio entre ser demasiado conservadores.

Y ya está, no tiene más. Con esta mecánica tan sencilla se consigue un juego muy entretenido enriquecido por una cartas de acción que captan el espíritu de las películas de monstruos gigantes y que ofrecen gran variedad al juego.

King of Tokyo ha sido publicado en castellano por Homolúdicus y lo podréis encontrar en las tiendas especializadas por unos 30€. Un precio que compensa con creces las horas de entretenimiento que puede suponeros y que es ajustado a unos componentes por otro lado no demasiado espectaculares

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

DEJA TU COMENTARIO