Sin título

Mis Companions para Doctor Who: Adventures in Time and Space

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Con nuevas adquisiciones de la línea de Doctor Who: Adventures in Time and Space (ya hablaré del manual del segundo doctor que ya ha publicado Cubicle 7) y con un nuevo proyecto de crónica en el horizonte cercano dedicamos la entrada de hoy a un par de acompañantes del Doctor, con sus valores y trasfondos. Aunque el juego fomenta la utilización de acompañantes oficiales (desde Rose Tyler a Rory Williams), yo soy más amigo de crear mis propios companions y rellenar con ellos alguno de los múltiples años en los que, según el canon, el Doctor viaja sin que lo veamos en pantalla; casi cien años viaja el Undécimo con visitas esporádicas a Amy, y un número indeterminado de años lo hace el Décimo entre que lo hace con Rose, Martha y Donna, y el Noveno antes de conocer a Rose. Es a este último periodo al que quiero dedicar la historia que voy a comenzar ahora; a un momento entre la muerte del Doctor de Guerra, con la consiguiente regeneración del “noveno” Doctor (véase el especial 50 aniversario) y el episodio “Rose”, en el que nuestra choni favorita se une al Doctor de la chupa de cuero.

Al crear los personajes me he enfrentado a un problema que, como Narrador asesorando a los jugadores en su creación, no me había enfrentado hasta ahora; una importante limitación en el número de Méritos y Defectos que ofrece el manual básico de Doctor Who: AITAS, y que son una parte central en la personalización de nuestro PJ. Por desgracia, las ampliaciones publicadas hasta ahora (sin conocer el módulo dedicado a la UNIT) tampoco cubre este hueco, y muchas veces será necesaria la negociación con el narrador (en este caso, yo conmigo mismo) para cubrir aspectos importantes de la historia del personaje.

Y entrando por fin en mis viajeros de la TARDIS, os presento a Abel Amarelo, un mesmerista y falso espiritista de principios del Siglo XX y a Viveka Kraus, una estudiante de Historia de una línea temporal alternativa erradicada por el Doctor.

Abel Amarelo era un joven ilusionado nacido a finales del siglo XIX. De una familia comerciante de mediano éxito, pudo salir de su Italia natal para estudiar la novedosa ciencia del mesmerismo en París. Lo que comenzó como unos estudios prometedores se convirtió rápidamente en una decepción para Abel: el mesmerismo era ingenuo y carecía de las más elementales características de la ciencia, cuando no era abiertamente fraudulento.

Desencantado y con la herencia familiar dilapidada, Abel se convirtió en un cínico y no dudó en aprovecharse del deseo de la gente de su siglo por creer; emigró a Londres y se convirtió en Abelard Boissieu, un veterano mesmerista francés que lo mismo contactaba con los muertos que utilizaba el magnetismo animal para sanar enfermedades inexistentes. Insatisfecho con su trabajo y con cada una de las decisiones que había tomado en su vida, todo dio un giro la noche en la que unos padres trajeron a su hija genuinamente poseída a su espectáculo. Abel no sabe qué habría pasado si el Doctor no hubiese estado entre el público, pero allí estaba. Juntos derrotaron al ser extraterrestre que parasitaba a la pequeña, y Abel tuvo que unirse al Doctor en su TARDIS, huyendo del alienígena que le perseguía.

Desde entonces, Abel se ha convertido en buen amigo y valioso contrapunto del gallifreyano. Muchas de las más grandes aventuras que van a vivir juntos están aún por suceder.

Ficha de Abel

Rara vez el Doctor ha de acudir a alguien para consultarle dudas sobre la Historia, y tuvo que hacerlo con Viveka Kraus, la guía en prácticas de un museo en el que aterrizó el Doctor. El gesto de sabiondo del Señor del Tiempo pasó al desconcierto cuando vio que los hechos históricos que se relataban en ese museo le eran desconocidos. Intrigado, acudió a la joven guía del museo, una chica habladora y respondona que le ayudó a ver que algo ocurría. El Doctor descubrió que se hallaba en una línea temporal alternativa, creada por la intromisión de unas criaturas que se alimentaban de los drásticos giros históricos. Se estaba despidiendo de la joven malencarada cuando se dio cuenta de que, si alteraba la línea temporal, la chica dejaría de existir. Responsable y encariñado, el Doctor le explicó la situación y la invitó a unirse a él; al hacerlo, Viveka se convirtió en la única superviviente de una línea temporal que nunca debería haber existido.

De una gran determinación e iniciativa insolente, Viveka ve al Doctor como el único amigo que tiene y a la TARDIS como la cápsula de salvamento tras el colapso de su universo. Está ansiosa por aprender pero en ocasiones le asfixia la idea de que todos sus familiares y amigos no hayan existido nunca. Como para tantos otros, su viaje en la TARDIS quizá le sirva para encontrar su lugar en el mundo.

Ficha de Viveka

Si habéis visto las fichas habréis visto que el estilo es idéntico al visto en el manual básico de Doctor Who: Adventures in Time and Space, versión Tennant, con posibilidad de utilizar estilos (más espartanos) de Torchwood y de la serie clásica del Doctor. Están hechas en ESTA PÁGINA, una útil herramienta para todo jugador de este juego de Cubicle 7. ¡Nos vemos!

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

DEJA TU COMENTARIO