england

Primus circumdedisti me: La Inglaterra que estás a punto de conocer

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Inglaterra ha entrado en las últimas décadas en la larga lista de potencias enemigas de España y ha ganado rápida y eficazmente fuerza y pujanza. Tras una serie de fallidas alianzas, como la boda entre la fallecida reina María y el rey Felipe, Inglaterra y España han pasado a una tensa paz salteada de graves incidentes. Ambos gobiernos han apostado por diferentes políticas en su intento de hacer que el nombre y la sombra de su patria abarque todo el mundo conocido.

Los ingleses han integrado la ancestral magia en su nobleza y en sus órganos de gobierno. Adiestrados por los Sidhe, seres esquivos de extraña condición, sus nobles dominan y controlan las corrientes de éter, con resultados que al tiempo sorprenden y aterran a sus súbditos y enemigos.

Los Sidhe, a pesar de compartir con los humanos sus artes inauditas, mantienen un desconcertante anonimato, y sólo sus selectos aprendices y aquellos a los que se dignan en aconsejar han llegado a verlos, bajo el juramento de guardar secreto de su aspecto y naturaleza.

Algunos aventuran que la alianza con los Sidhe supondrá la caida de los ingleses. Los desconfiados advierten que su patrocinio de la causa inglesa no es sino egoísta y oculta oscuras intenciones que acarrearán un alto coste a los hijos de Adán. Otros defienden la simbiosis, aduciendo que su condición inmaterial hace a los Sidhe idóneos árbitros para mediar en las causas de los hombres.

El siglo XVI ha traído renovados impulsos al país de las islas. Se han visto capaces de grandes victorias y conquistas, y han visto debilidad en el Español. Nada puede ahora, por ello, detener a los ingleses en su deseo de dominar un mundo que hasta hace poco otros han creído poseer. Ya vimos en los arrogantes ingleses un desplante hacia su propio Dios, cuando Enrique VIII, mil veces condenado al infierno, rechazó para sí y para su pueblo las muy puras doctrinas de Roma e inauguró una fe llamada Anglicana con la que los monarcas ingleses justifican todo pecado o deslealtad. Los “teólogos” de esta fe aseguran que una interpretación inteligente de las Sagradas Escrituras da licencia a los creyentes (al menos, a un grupo elegido entre ellos) para usar las perversas corrientes de la magia. Para ello, acuden a oscuros versículos del Antiguo Testamento y a rebuscadas elucubraciones sobre palabras del mismo Jesús, ya adecuadamente explicadas por el dogma ortodoxo.

Este cisma en la fe, unido al que ha crecido en número en los países del norte dela Europacontinental, sirven como excusa a los enemigos de España y llevan a la condenación a todo un pueblo de fieles, que rechaza la figura de Jesús con tanta intensidad como esos judíos que se rieron de sus llagas y laceraciones enla Pasión.

Cortado todo vínculo conla Iglesia unificadora, los Ingleses han comenzado a ver al resto del mundo como objetivo de su conquista. Un mayor y mejor preparado ejército, una prometedora marina, un pueblo orgulloso y decidido y unas leyes tan abiertas a la lucha como a la rapiña han creado una nueva potencia, de la que sin dudala Historia tendrá muchas cosas que contar.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
Comentarios
  1. Muy interesante este mundo que estás creando para la campaña. Dan ganas de saber más.

    Selenio.

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      Gracias por el comentario. La semana que viene añado algo de reglas, en particular, el uso de la Fe

DEJA TU COMENTARIO