1592-large

Presentamos Las Corrientes del Tiempo, un juego de viajes en el tiempo de Nosolorol

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

“-Jonathan, lo hemos conseguido. El Tiempo es nuestro.”

Blue Yonder, viaje al pasado

Hoy tengo el placer de hablaros de Las Corrientes del Tiempo, el juego de rol que he escrito y que en breve publicará Nosolorol. Las Corrientes del Tiempo es un juego en el que se ahonda en los lugares comunes de los viajes en el tiempo y que pone a los jugadores en la piel de agentes del tiempo que intentan detener a todo viajero que pretenda cambiar la Historia o sacar beneficio de ella. El trasfondo nos lleva a 2104, casi década y media después de que se hicieran públicas las investigaciones que llevaban años llevándose a cabo y que concluyesen con el primer viaje en el tiempo tripulado y con el descubrimiento de las Corrientes del Tiempo, una dimensión que comunica los diferentes periodos de la Eternidad. El alcance de ese descubrimiento hace necesario crear un órgano con capacidad, medios y flexibilidad para regular y controlar los viajes en el tiempo. Así se creó la Agencia Temporal, en Suiza, en las viejas instalaciones del CERN, en lo que pasaría a llamarse informalmente La Estación. Allí se construyó Ariadna, la lanzadera temporal de la Agencia, y allí se instalaron los sensores taquiónicos con los que se sondeaban las Corrientes del Tiempo en busca de incursiones ilegales. La labor de la Agencia no es sencilla. Son ellos los que se aseguran de que los viajeros temporales legales -principalmente los turistas temporales y los arrogantes historiadores de campo- cumplan con su estricta normativa. Además, cada día se localizan viajeros en el tiempo sin registrar en el pasado, presente y futuro, y grupos de agentes bien entrenados son enviados a investigar. Algunos de esos viajeros son científicos desconcertados; otros, modernos náufragos llevados accidentalmente a otras épocas. Otros, no obstante, son retorcidos delincuentes que pretenden cambiar el pasado en su beneficio, o sacar provecho del conocimiento y tecnología del futuro, e incluso se sabe de crononautas que se han hecho pasar por Dioses o profetas en culturas primitivas más crédulas. Aún más extraños son los informes que hablan de alienígenas que transitan por el Tiempo, o los que aseguran quemockup_lascorrientesdeltiempo_blanco ciertas criaturas viven en las mismas corrientes temporales, del mismo modo que nosotros habitamos el universo cuatridimensional. Se rumorea -y la ciencia de la Tempodinámica es aún demasiado joven como para saber si es cierto o no- que hay entes que viven en las sombras y se alimentan del Tiempo, y auténticos depredadores de crononautas, que se alimentan con fruición de las energías temporales que envuelven a todo viajero.

A todos estas amenazas para la Agencia se une una opinión pública que no siempre ve con buenos ojos su enconado esfuerzo por preservar la Historia. ¿No sería mejor consagrar los avances de la moderna tecnología temporal a cambiar todo hecho del pasado que solo haya provocado pesar y sufrimiento? Cada vez son más las personas que exigen a la Agencia que se encargue de enmendar los capítulos más sombríos del pasado de la Humanidad, y el bureau ha de dedicar grandes esfuerzos -y una notable porción de su presupuesto- en concienciar a la población en la importancia de su labor.

Tan variados son los tipos de crononautas como las formas de viajar en el tiempo. Junto a las fiables lanzaderas que, como Ariadna, envían a otras épocas y las recuperan cuando es preciso, se encuentran las máquinas del tiempo, los mecanismos temporales, portátiles y manejables, los preparados químicos, o pócimas alquímicas, que utilizan extraños compuestos para lanzar a quien las consuma directo a las Corrientes, o las Grietas temporales, rasgones en el entramado del Tiempo que unen dos periodos muy distintos. Tampoco debemos olvidar a un grupo de personas cuya insólita dotación genética les permite, en periodos de tensión o tras una profunda meditación, saltar en el Tiempo sin requerir de asistencia tecnológica de ningún tipo.

Son aún más los peligros, y más los conocimientos sobre el Tiempo que los agentes irán haciendo frente, pero la Agencia es una institución con pocos años a sus espaldas y los jugadores irán descubriéndolos en las 6 aventuras que incluye el manual, especialmente diseñadas para introducirles en el trasfondo del juego. La Francia del Renacimiento, el Madrid de 2021 o las praderas europeas habitadas por homínidos son algunos de los destinos a los que los personajes serán enviados.

Las Corrientes del Tiempo es un juego que recoge todas las tradiciones de la ficción de viajes en el Tiempo. De las obras dedicadas a guardianes del tiempo intenta capturar la épica de La patrulla del Tiempo, de Poul Anderson, la acción de Timecop. la cercanía de El Ministerio del Tiempo, la grandeza espacial de Star Trek: Enterprise y los matices sombríos de Predestinación. Infinidad de obras de este fascinante género influyen en un universo creemos que consistente, grande y atractivo. A través de Saco de Dados, o de Nosolorol, os iremos hablando del juego y responderemos a cualquier duda, inquietud o sugerencia que queráis hacernos. Para presentar el juego, empezaremos a hacer partidas de demostración en las Ludo Ergo Sum que en pocos días se celebrarán en Madrid; allí los agentes se pondrán a prueba en misiones en Roma, 1513, Madrid, 1966, Nueva York, 1977 o París, 1555. Espero veros allí. Si estáis interesado en que preparemos alguna partida de demostración, quizá podamos organizar algo; escribidme si lo deseáis a sacodedados@gmail.com o poneos en contacto con la editorial. Estamos deseando que conozcáis el juego.

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
Comentarios
  1. A ver si lo petas!!!

DEJA TU COMENTARIO