TARDIS

Referencias y recomendaciones para las Corrientes del Tiempo: películas, cómics, novelas y series sobre viajes en el tiempo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Hace un mes que Las corrientes del tiempo, un juego de rol basado en los viajes en el tiempo escrito por mi mismo y que Nosolorol tuvo a bien publicarme. En este juego de rol vierto, con mayor o menor fortuna, la pasión que tengo por la ciencia ficción y por ese género en particular, el de los viajes en el tiempo. Si habéis leído Las corrientes del tiempo, posiblemente hayáis podido identificar muchas de las referencias que se manejan, muchos lugares comunes usados en literatura, cine, televisión o cómics, y tal vez otros hayan sido demasiado abstrusos y hayan pasado desapercibido a más de un lector. Con esta entrada pretendo señalar esos tópicos, hacer un reconocimiento de esas referencias y, por qué no, ofreceros una serie de consejos de lectura o visionado con productos realmente dignos de visitar.

El tema más evidente que trata Las corrientes del tiempo, en tanto los personajes jugadores formarán parte de ese cuerpo, es el de los policías temporales, cuerpos oficiales de viajeros en el tiempo que vigilan la Historia y se time_cop_still_h_2013encargan de evitar que nadie la altere o se beneficie de ella. La referencia más evidente es “Timecop” (1994), la conocida película de Jean Claude Van Damme. Una película loca y divertidísima, y que seguro que conocéis. Menos conocido es el cómic en el que se basa en un cómic, “Time Cop: a man out of time”, desarrollado por Mike Richardson, como menos conocidas son la secuela de la película, la más que digna “Time Cop 2: La decisión de Berlín” (2003) o la serie inspirada en la saga, cuya única temporada se pudo ver en Scifi Channel.

La obra decana de vigilantes del tiempo es sin duda “La patrulla del tiempo”, de Poul Anderson, una colección de relatos cortos ambientados en una corporación integrada por agentes de distintas épocas que evitan toda alteración temporal preservando la sacrosanta estabilidad temporal.

La reciente “El ministerio del tiempo” ofrece un enfoque con un sabor español que le dota de una gran personalidad, muy centrada en el costumbrismo y en los personajes históricos de nuestro pasado. Decir que esta es una de las series españolas que más movimiento fan ha creado es decir una obviedad.

En diferentes series de “Star Trek”, diversos cuerpos -no queda claro si relacionados entre sí- han hecho funciones policiales y preservadoras de la Historia. En los capítulos “Future´s end” y “Relativity”, de Voyager, vemos a oficiales del futuro con la labor de evitar cambios en la Historia, a bordo de naves temporales de gran poder, durabilidad y alcance. Esa función ocupa en la misma serie, de forma improvisada, al capitán Geordi Laforge (Levar Burton), cuando descubre que los supervivientes del USS Voyager pretenden cambiar su pasado en el reconocido capítulo “Timeless”. Es en Enterprise donde conocemos al agente Daniels, un agente temporal del siglo XXXI encargado de asegurarse de que se cumplan los acuerdos temporales, acudiendo, cuando es posible, a expertos nativos, como los sorprendidos protagonistas de la serie. Si sois aficionados al juego “Star Trek Online”, toda una campaña convierte al jugador en un agente temporal, que viajará por la Historia del universo de Star Trek, con funciones y prerrogativas similares a las de nuestros personajes de Las Corrientes del Tiempo.

Espacio Profundo 9” también conoció la labor de agentes temporales, en este caso en el simpático capítulo “Trials and tribble-actions”, Lucsly y Dulmur (parodias confesas de Mulder y Scully), que auditaban a los tripulantes de la base estelar tras una posible contaminación temporal en un episodio que los fans adoramos.

La Comisión de integridad temporal es la agencia encargada en este fabuloso universo trekkie de proteger el futuro interviniendo en el pasado, labor para la que han tenido grandes éxitos y recordados fracasos.

La literatura también ha servido de vehículo para tramas de vigilancia temporal. “Time Riders” es una colección destinada a un público juvenil en la que tres adolescentes son tomados momentos antes de su muerte -lo que en Las corrientes del tiempo llamados “abducidos temporales”- y fichados en una Agencia que interviene en el pasado para evitar que se altere el presente. Algunos de estos libros han sido traducidos al castellano y podéis disfrutar sin problemas de las aventuras de sus protagonistas. En temas más cercanos a lo que normalmente tratamos en este blog está la saga de “Falcon”, librojuegos creados por Mark Smith y Jamie Thomson -autores de la línea de La senda del tigre- que nos ponen en

Un grupo de fríos funcionarios sin cara vigilan el Tiempo en el mundo de Marvel. No sé dónde estarían en Endgame

Un grupo de fríos funcionarios sin cara vigilan el Tiempo en el mundo de Marvel. No sé dónde estarían en Endgame

la piel de un agente temporal de un futuro lejano.

Mencionaremos, aún de pasada, otros títulos en los que agentes vigilantes y correctores de alteraciones temporales nos protegen; “Predestinación” (2014)-y el relato en el que se inspira, “Todos vosotros zombis”- juega y retuerce la causalidad con la trágica historia del agente protagonista -muuuuy recomendable-; “Preguntas frecuentes de viajes en el tiempo” nos presenta a una vigilante del tiempo -quizá no la más profesional- que se relaciona con los protagonistas en una comedia que no os deberíais perder; “22/11/62”, una formidable novela del enorme Stephen King, o, en el cómic -amén de la Time Variance Authority, una organización que monitorea la Historia y los universos del bastísimo universo de los cómics Marvel-, títulos como “Epochalypse” -con un trasfondo más que curioso de caos temporal- o “Chronocops!”, nada menos que de Alan Moore.

Los agentes temporales no son los únicos crononautas de Las corrientes del tiempo. Los llamados viajeros independientes son personas que, por sus propios medios, han encontrado la forma de viajar en el tiempo. Doc Brown de “Regreso al futuro” sería el ejemplo más claro -Marty McFly sería, según la catalogación que manejamos en Las corrientes del tiempo, un naufrago temporal-, como el protagonista de “El tiempo en sus manos” (1960) o el de la nueva versión de la misma novela de H.G. Wells, “La máquina del tiempo” (2002). En la literatura española tenemos nada menos que a un científico excéntrico y genial escrito en 1887 por Enrique Gaspar y Rimbau, sería Sindulfo García, creador y piloto de “El Anacronópete”. ¿Más ejemplos? ¿Os suena un Doctor que viaja en una cabina de teléfono azul?

Los Turistas temporales son parte fundamental de Las corrientes del tiempo. El final de la tercera temporada de “El ministerio del tiempo” nos ha advertido del peligro de tan frívolo uso de la tecnología temporal -capítulo “Entre dos tiempos”-, aunque el ejemplo más conocido es la obra de Ray Bradbury “El sonido del trueno”; en la que el turista temporal protagonista descubre de forma dramática el alcance del efecto mariposa. Este famoso relato conoció una

El sonido del trueno, una peli de que es tan mala que llega a ser buena, pero se pasa y vuelve a ser mala

El sonido del trueno, una peli de que es tan mala que llega a ser buena, pero se pasa y vuelve a ser mala

adaptación cinematográfica poco afortunada, aunque con cierto encanto. Más meritoria es la película “Huida a través del tiempo” (1992), en la que un sorprendido hostelero descubre que el grupo que ha alquilado su casa de huéspedes está conformado por turistas temporales; no dejéis de verla.

El uso de la tecnología temporal con fines científicos y arqueológicos se ha visto en distintas obras. Ya se mencionaba en “Star Trek: Enterprise” y, con más detalle, se mostraba en el capítulo de “Star Trek: La Nueva Generación” “A matter of time”. Si de chavales leíais la colección de elige tu propia aventura “La máquina del tiempo”, ya os habéis puesto en la piel de un historiador temporal. El uso de la tecnología temporal que se da en la saga “Caballo de Troya” va precisamente en esa línea.

Un tipo de personajes a los que tengo especial cariño son los Ciclos y Capacitados, las personas que tienen la habilidad, involuntaria o controlada, de viajar en el tiempo. Tal vez hayáis visto películas que traten ese peculiar don. “El efecto mariposa” (2004) nos muestra esa capacidad en su protagonista, que comprueba lo complicado que es cambiar la Historia sin empeorarla; Ashton Kutcher campó por las corrientes del tiempo a sus anchas sin que nuestros agentesfueran capaces de frenarlo.

En “La mujer del viajero en el tiempo” y su adaptación cinematográfica, “Más allá del tiempo”(2009), el pobre capacitado protagonista no sabe controlar su poder, lo que no le impide conocer a la mujer de su vida y enamorarse en una historia deliciosa. Algo similar ocurre en “Una cuestión de tiempo” (2013), comedia romántica empalagosa que me encanta, en la que, eso sí, el protagonista sí es capaz de dominar. Para ver bajo una mantita con palomitas en una lluviosa tarde de otoño. Se demuestra que este es el tipo de salto preferido por las películas románticas, pues “En algún lugar del tiempo” (1980), el protagonista viaja al pasado con la única ayuda de la meditación, para, está claro, encontrarse con la mujer de su vida.

La Guerra temporal tiene gran importancia en el trasfondo de Las corrientes del tiempo, con dos facciones que viajan al pasado y al futuro para interferir en el desarrollo de la potencia enemiga y fortalecer su facción. Un escenario similar

Esta es la Brad Pitt de la versión en serie de Doce monos. Pedazo de serie. De serie B, pero pedazo de serie

Esta es la Brad Pitt de la versión en serie de Doce monos. Pedazo de serie. De serie B, pero pedazo de serie

podéis encontrar en “Las crónicas del Gran tiempo” de Fritz Leiber, en las historias vinculadas con la guerra fría temporal, de nuevo de “Star Trek: Enterprise”, sin salir del universo trekkie, en el maravilloso capítulo de “Star Trek: Voyager” “Year of hell” -en serio, vedlo, está en Netflix-, en la saga de “Terminator” o, de alguna manera, en el enfrentamiento entre los protagonistas de la serie de “Doce monos” con la organización que da nombre a la serie y que tiene por objetivo algo mucho más grande y molón que cambiar la Historia.

Encontramos en Las corrientes del tiempo criaturas o alienígenas que viven en el tiempo, viajan a través de él o tienen un especial vínculo con el tiempo.

En “Doctor Who” podemos encontrar multitud de criaturas vinculadas con el tiempo (“Father´s day”, por ejemplo), así como en “Langoliers”, de Stephen King, “Al filo del mañana” (2014), “La llegada” (2016), nuevamente “Star Trek” -”Time´s arrow”, de La nueva generación es un buen ejemplo- o, por supuesto, “Los perros de Tíndalos”, de los mitos de Cthulhu.

Estas son algunas de las referencias manejadas y los consejos que os doy para el fabuloso mundo de los viajes en el tiempo. Faltan muchas, de las que quizá hablemos más adelante, para no aburriros. De momento, que disfrutéis de estas geniales obras, y -eso espero- de Las corrientes del tiempo.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

DEJA TU COMENTARIO