saboteur

Saboteur, de Frederic Motersoen

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Hoy traemos a nuestro blog el juego Saboteur, de Frederic Motersoen, un juego de cartas no coleccionables, pequeño y económico (alrededor de los 12 €) que conjuga una mecánica simple con una alta jugabilidad.

Los jugadores de Saboteur, de Frederic Motersoen, interpretan a enanos mineros que excavan la tierra en busca de una veta de oro. Entre ellos, no obstante, se encuentran saboteadores que, secretamente, intentan que los mineros no cumplan su objetivo.

El juego de Saboteur es adecuado para el amplio margen de 3 a 10 jugadores, aunque las impresiones generales es que es más divertido con un número mayor de jugadores. Los objetivos se reparten en secreto y nadie sabe quién es Saboteador y quién es Minero. De hecho, siempre sobra una carta de objetivos, por lo que, aunque siempre hay más mineros que saboteadores, nunca sabemos cuántos saboteadores hay.

En Saboteur se dispone una carta de inicio en la que se ve el inicio de un mapa de cavernas. A siete huecos de cartas de distancia se colocan boca abajo la cartas objetivo, una de ellas una pepita de oro, las otras, piedras sin valor. Se reparten cartas entre los jugadores. En nuestro turno, podemos poner una carta que amplie el mapa, intentando cavar un tunel cotinuo que llegue al oro (o intentando evitarlo, si somos saboteadores), o utilizar cartas que rompan el material de trabajo de otro jugador que creamos enemigo. Mientras nuestro material (pico, linterna o vagoneta) esté roto, no podemos continuar cavando. También hay cartas para reparar ese material, ya sea el nuestro o el de nuestros compañeros. Cartas adicionales nos sirven para mirar, secretamente, una de las cartas objetivo, o para provocar derrumbes, eliminando una carta de minas, lo cual es muy útil para los saboteadores, pero también para los mineros, pues algunas cartas llevan a puntos muertos y no ayudan a nuestra misión.

Si no utilizamos ninguna carta, debemos descartarnos de una.

La ronda acaba cuando los enanos lleguen a la pepita o cuando se acaben las cartas. En función de lo que ocurra, enanos o saboteadores se reparten el oro. Tras tres rondas, el ganador será el jugador con más pepitas de oro.

Saboteur, de Frederic Motersoen, cumple sobradamente con su dinamismo y jugabilidad y en general las opiniones de los jugadores son muy positivas. Yo he jugado pocas partidas y con pocos jugadores  (unos 5) y mi impresión era que los saboteadores tenían muy fácil ganar y que los mineros eran muy vulnerables al sabotaje de sus herramientas (necesitas una carta específica para reparar cada tipo de herramienta, y mientras, no puedes hacer nada). Otros jugadores, muchos de ellos expertos, me aseguran que a la larga Saboteur está muy bien compensado, pero en general todos coinciden que es un juego más adecuado para un número medio-alto de jugadores.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
Comentarios
  1. Sergio

    ¿Doce euros? ¡Qué caro!
    Yo diría que seis y sin gastos de envío.
    http://www.dealextreme.com/p/vintage-board-game-saboteur-38224

    • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

      Uy que detalle, spam publicitario personalizado :D La verdad, soy un mal comprador; el Fiasco me parece tirado de precio

      • Sergio

        ¿Para cuándo un artículo sobre precios de juegos? ;)

        • Goblin Voyeur Goblin Voyeur

          Ciertamente un tema necesario y valiente en el que no pienso meterme

DEJA TU COMENTARIO