pic38996

Wings of War, un juego superado y memorable

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Se han cumplido más de diez años desde que se editara Wings of War, publicado en España por Edge Entertainment, que a día de hoy ya lo ha sacado de su catálogo. Wings of War es un juego italiano que representa las batallas aéreas de la Primera Guerra Mundial. Cada jugador manejaba un avión o grupo de aviones, representado por cartas en las primeras versiones, por miniaturas de excelente calidad más adelante.

La mecánica del juego era sencilla de aprender pero más complicada de dominar. Cada avión tenía asociado una pequeña baraja de cartas que representan los movimientos que el avión puede realizar; giros, movimientos rectos, piruetas, etc… en cada turno el jugador elige tres de esos movimientos que se aplicarán sucesiva y simultáneamente. Tras cada uno de los movimientos, los jugadores comprueban si tienen enemigos al alcance dentro de su arco de tiro. Si se realiza un ataque, el atacante ofrece a su víctima una carta de daño. La batalla dura hasta que los aviones de uno de los bandos son destruidos.

Con algunos matices, las reglas se resumen a esto. Lo más complicado del juego, sobre todo en las primeras sesiones, es hacerse una idea ajustada de la posición que va a ocupar tu avión, que no siempre va donde esperabas si no tienes una mínima inteligencia espacial. Por añadidura, al ser la elección del movimiento secreta, has de suponer dónde va a ir tu avión y dónde estará el de tu rival.

La mecánica de Wings of War ha sido reproducida por otros juegos (desconozco si esta dinámica estaba antes en otros juegos) como el X Wing, el Star Trek Attack Wing o el Sails of Glory. Todos estos juegos mantienen la idea de elección secreta de movimientos y liman asperezas de un reglamento con demasiados puntos flacos.

Sin desmerecer al Wings of War, a diferencia de las versiones superadas ambientadas en otros entornos, encontramos un juego en el que todos los aviones se consideran a nivel de juego iguales, sin puntuaciones con los que adquirir un ejército especializado. Es cierto que cada uno de los aviones tiene sus propias características (como más maniobrabilidad y ataque a cambio de un menor arco de ataque, más velocidad a cambio de menos maniobrabilidad, etc…) pero la gestión y personalización del ejército al tipo de otros wargames es muy limitada.

Los movimientos de los aviones, que sobre el papel son una buena regla, sobre la mesa del juego son difíciles de aplicar sin que el avión vire o se desvíe; un mínimo cambio o fallo al aplicar la carta de movimiento puede suponer una gran diferencia. Ese problema es menor con los juegos que utilizan plantillas rígidas, en oposición a las cartas, sobre las que además se solapa la peana del avión. Además, mientras que los juegos más actuales no permiten que las naves se solapen, con reglas alternativas a esa eventualidad, en el Wings of War es posible que eso ocurra, lo que supone un infierno a la hora de representarlo intentando mantener fielmente la posición que ocupa el avión. Si se usan miniaturas, las dificultades son aún mayores.

El Wings of War intenta representar la tridimensionalidad del combate aéreo con subidas y bajadas de nivel. Como en todos los juegos de mesa que intentan ser extremadamente fieles con esto con subidas y bajadas de nivel, la fidelidad a la realidad se opone a la jugabilidad. En todo caso, esa es una regla opcional que nunca aplicamos y que los reglamentos inspirados en sagas espaciales dejan a un lado sin remilgos.

Habitualmente he oído también críticas relacionadas con el sistema de daños basados en barajas de cartas, diferentes si el arma es más o menos mortal. A mi no me parece tan injusto pero posiblemente la crítica sea generalizada, dado que ninguno de los juegos modernos lo mantienen.

Las ampliaciones que tuvo el juego fueron irregulares. Se sacó una -también válida como básico- en el que se utilizaban globos de defensa. Se trata de una ampliación bastante inútil si se usa el globo como objetivo pero que puede tratarse del único elemento de escenografía que esta ambientación puede tener. También se editó una ampliación que permite manejar aviones gigantescos – aunque fieles a la historia-. Interesante pero no se llegaron a sacar miniaturas de esos monstruos del aire.

La adaptación a la segunda guerra mundial no la he jugado y poco puedo decir de ella. En l a actualidad Ares Games edita una nueva edición del juego, desvinculada de Fantasy Flight Game en el que ya sí se anuncia, tras una exitosa campaña de crowdfunding, la venta de gigantescos biplanos. ¡El aspecto es impresionante!

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

DEJA TU COMENTARIO