attack wing

Star Trek: Attack Wing, juego de combate de naves en el universo de Star Trek

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Desde que se editó el juego de estrategia naval X-Wing, los seguidores trekkies esperábamos ansiosos su trasunto en el universo de Star Trek, que ahora llega con Star Trek: Attack Wing, un entretenido juego de batallas de naves estelares que enfrenta a naves romulanas, klingon y federales en encarnizadas batallas.

El juego, editado por Wizkids y no publicado en español, tiene un precio en torno a los 35€ y contiene todo lo necesario para partidas de dos o tres jugadores, cada uno con uno de los bandos presentes; la Federación, el Imperio Romulano y el Imperio Klingon. El juego está ambientado en el universo clásico, en la época de la Nueva Generación. Amén de muchos componentes troquelados, el juego incluye tres naves; el Enterprise-D, un ave de guerra Romulana y un Vorcha Klingon.

Para los que no conozcan la referencia del X-Wing, el juego Star Trek: Attack Wing tiene un diseño muy similar al clásico juego Wings of Wars, que desde hace años nos ha permitido reproducir batallas aéreas de la Primera Guerra Mundial. Si aún no se conoce este juego, explicar sucintamente que se dispone un escenario de juego en torno a un metro de lado, con las figuras de las naves enfrentadas. El jugador elegirá en cada turno, dentro de un abanico de posibilidades determinado por su nave en juego, una maniobra de movimiento (mover hacia adelante, hacia atrás, giro completo, virar a la derecha o izquierda, etc…) y una velocidad. Todos los jugadores muestran los movimientos realizados y los llevan al tablero con ayuda de unas plantillas. Si al completar los movimientos una nave tiene en su arco de disparo y a distancia a un enemigo, puede realizar un disparo que dañará sus escudos, su casco y finalmente destruirá al enemigo.

Star Trek: Attack Wing  evoluciona el sistema de Wngs of War permitiendo nuevas maniobras y con nuevas mecánicas que, sin dejar de hacerlo reconocible, mejoran el original con estas características:

  • El jugador puede componer su escuadrón de asalto con una o varias naves, pues cada elemento de su bando tiene una valoración en número para elegir naves, tripulación y tecnología.
  • Cada nave tiene un par de opciones, la básica del tipo de nave (Ejemplo: Nave clase Galaxia) o una nave con nombre (Ejemplo: USS Enterprise). Encontraremos también a algunos de los protagonistas de la serie que, presumiblemente, se irán completando con futuras ampliaciones, y que añaden sus cualidades al combate. También encontraremos tecnologías especiales que nos ayudarán en el combate.
  • El movimiento se realiza con plantillas rigidas, no con cartas. Parecerá una tontería, pero los jugadores de Wings of War admitirán lo fácil que resulta en ese juego que la nave se mueva cuando la intentamos colocar incluso con nuestras mejores intenciones, y nunca la posición es exactamente la que debería ser. Incluso un par de grados de error al colocar la nave puede afectar dramáticamente al ángulo de disparo de las naves.
  • Las naves no se pueden solapar, según las reglas, dando ventaja al jugador con el capitán más habilidoso. Otra pesadilla del Wings of war que aquí se ahorran.
  • El ataque y el daño se hacen con dados, así como la defensa del atacado. El daño drena directamente los escudos y el casco de la nave. Una vez superados los escudos, el daño puede ser normal, que simplemente acumula daño hasta la destrucción de la nave, o especial, que además añade efectos especial a través de cartas de daño, que reproducen muy bien los daños que se ven en las series o películas.

Por las propias características del universo de Star Trek y la tcnología de la serie permite que se puedan añadir nuevas acciones, que podremos hacer en nuestro turno; entre estas acciones se encuentra fijar sensores, maniobras evasivas, ¡a sus puestos de combate!, camuflaje o el divertido Eco de radar.

De nuevo por tratarse del espacio, aquí tenemos la posibilidad de añadir elementos de “escenografía”, que permiten nuevas estrategias y exigen que apuremos nuestros movimientos para no exponernos demasiado o para evitar accidentes. Por desgracia, mientras en X-Wing apostaron por incluir troqueles de asteroides aquí han decidido poner un insípido planeta, con lo que deberemos tunear nuestros propios meteoros o restos espaciales.

Se añaden, entre los componentes, marcadores de objetivos para misiones diferentes al típico combate espacial. El libreto de reglas incluye dos misiones, tampoco gran cosa, pero no parece difícil crear las nuestras.

Las miniaturas son bonitas y bien esculpidas, fieles al diseño visto en la serie. Lamentablemente, mientras que las de X-Wing están muy bien acabadas, las de Star Trek: Attack Wing no están nada bien pintadas. Por añadidura, mientras que en X-Wing las miniaturas que salen en el básico son de tamaño pequeño con respecto a otras naves de la franquicia, aquí son tres de las naves más grandes de la saga, con lo que las que vemos en las ampliciones intentan mantener algo la proporción y son muy pequeñas; el caso más flagrante es el de la USS Enterprise clasico, que es casi una tercera parte el tamaño de la Enterpise D, siendo ridículo que cueste los 13 € que vale. Los modelos son los mismos que se utilizaron en el Heroclix de Star Trek, así que teniendo en cuenta que los han usado ya en tres juegos, están más que amortizados. Curiosamente, el modelo de Enterprise clásico no es el mismo que el que vimos en el Heroclix, que era bastante bonito y más grande.

En la primera remesa de este juego se ha sacado la caja básica y 8 naves de diferentes bandos (klingon, romulanos, federación, cardassianos y bree), cada una de las cuales, con precios en torno a los 13€, y que incluye nuevas cartas de tecnología, personajes y misiones especiales relacionados con la historia de la nave en el mundo de Star Trek. Dependiendo del éxito de ventas, se esperan nuevas naves y nuevas facciones, como los Dominion (es de lo que más se habla como siguiente línea), Borg o incluso la Especie 8472.

Lo mejor: un juego rápido y entretenido, fiel al espíritu de la serie.

Lo peor: miniaturas mal pintadas y demasiado pequeñas

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
Comentarios
  1. El juego tiene muy buena pinta…

DEJA TU COMENTARIO