Quiero hoy inaugurar un pequeño apartado en el blog dedicado a esos juegos de rol que, teniendo más o menos pretensiones, con justicia o injustamente, han caído en el saco del olvido, sus nombres apenas nos suenan